ESPÍRITU DE ACERO

Cómo aprovechar las crisis y los tiempos complicados

Sea cual sea tu actividad profesional, en algún momento vas a experimentar situaciones complicadas o incluso momentos de crisis. Cada cambio en el gobierno, en la legislación, en tu mercado, en tu empresa e incluso en tu área; tienen potencia para convertirse en un problema. Es por ello que debes estar preparado mentalmente para hacerles frente y superarlos. Ahora te daré algunas recomendaciones para aprovechar las crisis y los tiempos complicados.

1. Comprende que siempre hay problemas

Muchas personas creen que sólo tienen que superar una prueba y después serán felices por siempre. Esa idea se crea en las películas, series de televisión y muchas telenovelas. Tu mente generaliza que si cada personaje, después de superar su prueba, está en paz. Luego, lo que hace tu mente es hacerte pensar que sólo debes superar un obstáculo. Como eso no ocurre, hay un conflicto interno y sientes frustración o desesperación; pero ese sentimiento no suele ser por el problema en sí, a veces es por la sensación de que los problemas deberían terminarse. La vida no es así, hay un reto tras otro y, tendrás la impresión de que cada vez son más complicados.

2. Detrás de cada problema hay aprendizaje

Cada situación complicada que necesitas resolver, parece complicada porque hasta ese momento no habías tenido que lidera con algo igual. Así, para resolverlo, necesitas ponerte creativo. La urgencia combinada con la creatividad, te hacen encontrar caminos que no imaginabas que existían. De ese modo, aprendes como resolver problemas con mayor complejidad.

3. Los problemas te hacen crecer

Una vez que desarrollas la habilidad para resolver situaciones que parecen más complicadas, te haces más valioso. Una persona valiosa que puede resolver problemas, suele ganar más. Una de las principales diferencias entre los jefes y los trabajadores, es su capacidad para hacer frente a los problemas, mantenerse de frente y resolverlos.

4. Incrementa tu inteligencia emocional

Cuando aparece una situación complicada, no sabes cómo abordarla, por eso es complicada. Esto quiere decir que hay incertidumbre sobre lo que pasará. La incertidumbre, hace que la química de tu cerebro cambie para prepararte en caso de que tengas que huir o pelear; ya que a tu cerebro lo que más le importa es tu sobrevivencia y si hay algo que no sabe si es seguro para ti, te pondrá alerta. De este modo, segregarás adrenalina y cortisol, con lo que tus pensamientos irán de una catástrofe futura  a otra. Si no tienes un entrenamiento emocional, serás presa de los pensamientos más terribles, perderás el control de tus emociones y no podrás resolver nada.  

5. Desarrolla tus habilidades sociales

La mayoría de la gente no conoce los puntos anteriores, así que será común encontrar personas estresadas o asustadas en medio de una situación complicada. En ese estado emocional, las personas suelen valorar mucho que las ayudes a mitigar su angustia. Si en lugar de pelearte o gritarte con la gente, haces alianzas que apoyen a todos, la gente quedará agradecida contigo.

3 razones por los que la gente no prospera

Existen muchos caminos para que puedas mejorar tu vida. Lo absurdo es que a pesar de haber muchas maneras para prosperar, la mayoría de las personas no crece. Esto ocurre porque existen creencias guardadas en las profundidades de la mente inconsciente; las cuales no conoces, pero sí que influyen tu comportamiento.

Para explicar mejor cómo funcionan estás creencias, he creado una relación con padecimientos físicos. También, he reducido las causas a 3 padecimientos de la escasez. Estos tres padecimientos se encargan de ocultar el miedo que tiene la gente a cambiar su sistema de creencias. Primero te explicaré los 3 padecimientos de la escasez y después de explicaré por qué la gente los usa para esconder que tienen miedo de cambiar.

1 SABIO TARADO

La tara, de acuerdo a la RAE, es un “defecto físico o psíquico, por lo común importante y de carácter hereditario”.  Así, podemos decir que el Sabio Tarado es alguien que cree que todo el conocimiento del universo radica en su magnánima mente… pero está totalmente equivocado.

Su frase favorita es: eso ya lo sé o yo no lo necesito. Cualquier conocimiento nuevo, venga de la fuente que venga, es desdeñado por este tipo de personas. No leen, no estudian, no van a cursos, no toman asesorías, no escuchan recomendaciones asertivas porque creen que todo lo que puedan decirles ya lo saben.

El problema con este espécimen es que vive una fantasía donde no observa sus resultados como son. En otras palabras, si tiene una mala relación con su pareja es por culpa de su pareja y quién necesita terapia, es su pareja. Si tiene problemas económicos, no es porque él no sepa cómo crear dinero; sino por su jefe, por sus clientes, por el gobierno o por quien sea; entonces, él no necesita aprender a crear dinero, sino todos los demás. Si tiene problemas de salud, no es porque él no sepa cuidar su cuerpo; sino porque su pareja no le da de comer sanamente o porque no le dan suficiente gasto o porque los médicos no saben cómo medicarlo, etc.

Una persona que tiene este padecimiento de manera muy profunda, es prácticamente imposible de tratar. Es pocas palabras es, en su totalidad, terca.

2 ASMA FINANCIERO

Uno de los síntomas del asma, es que quien lo padece suele experimentar momentos donde siente que no puede respirar correctamente. Bueno, imagina que no tienes ahorros, tus tarjetas están al límite y llevas dos semanas sin recibir dinero. No sé si lo has notado, pero sientes que los compromisos financieros te ahogan. Luego, te llega un buen bono económico. Cuando lo ves, ¿no sientes que respiras mejor?

Las frases favoritas de las personas con Asma Financiero es: no tengo dinero, no me alcanzo o está muy caro. No voy de vacaciones porque sale muy caro; no tomo cursos porque no me alcanza; no invierto en un negocio porque no tengo dinero; no puedo cuidar mi salud porque sale muy caro. Y quiero que sepas que no tiene que ver con la cantidad de dinero que ganas, hay gente así en todo los niveles socioeconómicos. Por supuesto, que se acentúa en personas de clase media y sobre todo baja.

Apalancarse con préstamos para tomar un curso que los puede hacer ganar más les da miedo. Buscar un inversionista para poner un negocio los asusta. No tienen suficiente confianza en sí mismo, pero responsabilizan de ello al dinero. En general estás personas no progresan en su vida y los pocos que sí lo hacen, es de modo muy, muy lento.

3 ANEMIA TEMPORAL

La anemia es una enfermedad que reduce la cantidad hemoglobina en la sangre. Bueno, pues las personas que padecen la Anemia Temporal tienen la sensación de que su tiempo es reducido y no pueden hacer todo lo que quieren, mucho menos otras cosas.

Las frases favoritas de las personas con Anemia Temporal son: no tengo tiempo o es mucho tiempo. Este tipo de persona no va de vacaciones porque no tiene tiempo, no estudian porque no tienen tiempo, no leen porque no tienen tiempo, no van al médico porque no tienen tiempo. Cuando la cosa se pone critica, entonces no les queda de otra que tener tiempo. Eso sí, lo hacen malhumorados porque les está quitando tiempo que no tienen.

El problema con estás personas es que no saben que el tiempo se administra y que mientras mejor seas para administrar tu tiempo, más cosas podrás hacer. Y no se trata de tus actividades ni de tu profesión; se trata de cómo has organizado tu vida para que nunca tengas tiempo o para que sí tengas tiempo. He tenido la oportunidad de ausentarme de mis labores hasta seis semanas sin que eso haya causado un estrago en mis finanzas o mis relaciones. Antes de hacerlo, pensaba que no era posible.

DEL MIEDO

La gente entra en estos padecimientos de la escasez porque tienen miedo. Viven la vida que viven porque así es como su sistema de creencias les indica que deben hacerlo. En otras palabras, estos tres padecimientos les permiten vivir dentro de su zona de confort. De manera primitiva, era conveniente hacer lo que siempre haces porque incrementaba las posibilidades de que no te comiera el tigre. Si usabas una ruta nueva, corrías el riesgo de no estar en casa para la cena porque fuiste la cena en otro lado.

Las personas tienden a aferrarse a sus creencias profundas porque experimentan certeza en su identidad. Hacer un cambio de paradigmas, hará que su identidad cambie. Y si su identidad cambia, el entorno donde viven ya no les gustará. Luego querrán cambiarlo. Cambiarlo y equivocarse no es nada bueno para estás personas porque, el ambiente donde viven ya no les gusta y el ambiente que crearon tampoco. Ese miedo, evita que hagan ajustes al nuevo ambiente hasta tener el entorno que desean.

Y tú, ¿cuántos padecimientos de la escasez tienes?

Cómo tratar con colegas complicados

¿Alguna vez te ha desgraciado el día alguno de tus compañeros de trabajo?

En cada existen personas que son complicadas de tratar. Algunas lo son todo el tiempo y otras por periodos. Por ejemplo, los de ventas andan insoportables a fin de mes, lo de contabilidad cada que tienen que declarar impuestos, etc. Y nadie se escapa, a todos nos toca vivir un momento de tensión que nos saca de quicio y nos convertimos en el villano de la historia.

Hay tres escenario posibles: una o pocas personas son complicadas y no te dejan trabajar a gusto, todos te parecen complicados y te dan ganas hasta de renunciar o en tu trabajo no hay nadie que te haga la vida de cuadritos. Bueno, pues quiero decirte que si tu caso es el tercero, es posible que tú seas quien le complica la vida a los demás. Si tu situación es la segunda, es seguro que eres el centro de las complicaciones.

¡Calma! No te lo tomes personal. Continua relajándote mientras lees para que termines de asimilar las nuevas ideas.

Tu trabajo es tu fuente de ingresos. Gracias a ello, puedes tener el estilo de vida que vives. Si te quedas sin trabajo, te quedas sin ingresos por un tiempo. Podría acumularse deudas o podrías acabar con tus ahorros. También se pueden derivar algunos problemas de pareja o familiares si no tienes trabajo. Para muchas personas, sólo esto, ya es motivo para experimentar estrés.

Ahora súmale, entregar a tiempo los proyectos y reportes, cubrir los objetivos, ponerse de acuerdo con tus compañeros, etc. El escenario tiene potencial para que cualquiera que carece de inteligencia emocional, explote. Esa gente malhumorada, que pareciera que su única misión en la empresa es hacerte la vida imposible, quiere lo mismo que tú: que sus resultados salgan bien, que su jefe le califique bien y que no lo corran.

En algunos momentos, su instinto, le dirá que tus acciones atentan contra su sobrevivencia en la empresa. Entonces, su cerebro reptil, su cerebro primitivo, hará que su conducta se complicada. Tú tienes ahí dos opciones: aprendes cómo tratar con estás personas o renuncias y te cambias de empresas. Nada más toma en cuenta, que colegas complicados hay en todos lados. Por eso te voy a compartir algunas acciones para que puedas influir al reptil de tus colegas complicados:

1. Cuida el ego de tus colegas

El cerebro primitivo se activa cuando tu colega se siente amenazado. Es cierto que no vas a dejar de brilla sólo porque los demás se asustan; pero tampoco quiere decir que, como ya están encandilados, los vas a patear.

Procura no exponer públicamente los errores de la persona que es complicada. Eso te pondrá una etiqueta en la frente que dice “fastídiame”. Habrá juntas en las que sea completamente necesario señalar las acciones de tus compañeros, pero enfócate en las acciones únicamente. Puedes usar la estructura que recomiendo en Cómo corregir errores inteligentemente.

2. Si quieres influir, olvídate de discutir

Hay una frase que dice: el que se enoja pierde. Tiene gran parte de verdad. Cuando estás enojado dices cosas que no quieres decir. Luego tienes que vivir las consecuencias de tus acciones. Me parece cómico que cuando vienen las consecuencias, la gente se vuelve a enojar.

Cuando las personas se enojan, se aferran más a sus ideas y es difícil que acepten otra propuesta. En una relación con potencial a ser de largo plazo, como lo es con tus colegas del trabajo, es mejor que seas inteligente y selecciones que batallas quieres pelear y de qué manera. Los únicos que arreglan sus disputas a gritos son los animales y son inteligentes porque, cuando se dan cuenta que no pueden ganar, se rinden.

3. Pide que te ayuden con algo

Pedir a una persona que te ayude con algo, es como hacerle un cumplido. Estás insinuando que es inteligente en algo, pero no sólo eso; además que sabe más que tú y que lo sabes. Cualquier ego se alimenta con eso. No estoy diciendo que adoptes una postura de sumisión. Lo que digo es que reconozcas que la persona tiene algunas características positivas y se lo dejes saber.

4. Usa cumplidos indirectos

Como la persona es complicada, seguramente no sólo a ti te complica la vida. Si le das un cumplido directo, tipo “¡Qué bueno eres con esto!”, podría interpretarse como que no es genuino y lo haces con la pura intensión de ganarte a la persona. En efecto es así, pero no queremos que sea evidente. Sin embargo, cualquier cumplido directo o indirecto, necesita ser genuino; sino mejor no hagas nada. Se nota cuando mientes en un cumplido.

Un ejemplo de un cumplido indirecto podría ser que, como sabes que la persona complicada es muy puntual, un día digas delante de ella algo así: “la gente puntual me gusta porque se nota su compromiso y profesionalismo”. No se lo dijiste directamente, pero concluye que, como es puntual, te agrada… al menos por eso. Cuidado, que si no es puntual y le dices lo mismo, estás creando un monstruo.

Las acciones que te he dado, forman parte del Principio de Aceptación descrito a profundidad en mi libro “Habla y Cautiva: La llave secreta para influir la mente de una persona”. Si quieres conocer más acciones para tratar con colegas complicados, da clic aquí.

Cómo agradar a las personas

Hola. ¿Qué tal Amantes de la persuasión? Mi nombre es Ariel Ortuño y soy el autor del libro “Habla y Cautiva: La Llave Secreta Para Influir La Mente De Una Persona”.

Agradar a las personas no es tan complicado como pareciera para mucha gente. Es muy sencillo y de hecho ya lo haces con algunas de las personas con las que eres agradable. Es decir, con tus amigos, con tu papá, con tu mamá, quizá con tus hermanos, hay ciertas características que comparten de acuerdo a una estructura psicológica que hacen que puedas agradarles a ellos.

En programación neurolingüística esto se conoce como rapport y tiene que ver con la forma en la que te estás conectado con las otras personas; a través de igualar su postura, sus emociones, sus experiencias, actitudes, movimientos, gestos. En fin, es muy amplia la gama de cosas que puedes igualar de las demás personas y que ya lo haces de manera natural con la gente a la que ya le agradas.

Lo mismo sucede con las personas que te agradan a ti. Comparten contigo ciertas características que hacen que pienses que son parecidos y eso hace que te llama la atención. Así que ahora te voy a dar tres puntos importantes al respecto para que puedas desarrollar tu capacidad empática.

Punto 1: Profundiza en los temas de interés

Cuando estamos con personas a las que les gustan las mismas cosas que a nosotros, tenemos algo en común. Eso es lo que genera el deseo de platicar, de compartir experiencias sobre lo que hemos hecho. Recuerdo que cuando estaba en la preparatoria tocaba en una Rondalla. Mientras estuve dentro de la Rondalla me sentía muy conectado con mis compañeros del grupo. Sin embargo cuando dejé la Rondalla, dejamos de tener en común que nos gustaba la música de rondalla y tocábamos -de hecho- en una Rondalla y nos fuimos alejando gradualmente.

Lo mismo ocurre con tus compañeros de trabajo. Tienen en común la empresa, las situaciones que están experimentando, los clientes, los proveedores, etcétera. Y eso genera que compartan experiencias y tengan emociones similares respecto a lo que están viviendo. Cuando sales de esa empresa o alguno de tus compañeros sale de la empresa, no siempre la relación, que parecía muy estrecha, se mantiene. Dejan de tener cosas en común. De esta manera lo que te recomiendo como punto uno, es que encuentres en la otra persona qué temas comparten.

Ahora, es importante que no finjas interés en un tema que a ti no te interesa, solamente por quedar bien con la otra persona. Lo que va a suceder es que se va a notar que no te interesa y que simplemente estás pasando el rato. Si fuese el caso que no encuentras rápidamente un tema en común, observa qué es lo que le agrada a la persona y sí hay algunos aspectos que a ti te gusten, pues empieza a indagar.

Imaginemos que tú me hablas de un tema que no es de mi total agrado, béisbol por ejemplo. Entonces yo te voy a estar escuchando y de alguna manera encontraré algún tema en común que pueda relacionarlo con el béisbol. Por ejemplo la carrera de alguno de los beisbolistas, que a mí en lo particular me interesaría porque es el comportamiento humano y a ti te interesaría porque forma parte del deporte que te agrada. Eso aunque a mí el beisbol no me apasioné cómo lo hace contigo, ni a ti te apasione el comportamiento humano como sucede conmigo.

Punto 2: No profundices en temas que no comparten

Esto sería como la parte contraria del punto uno, sin embargo es importante resaltarlo porque, cuando empiezas a profundizar en algo que a ti te apasiona y te encanta, vas a pasar horas hablando de eso y probablemente la otra persona te escucha un momento y después desconecte su mente.

En ocasiones hay personas que están tan conectadas con el tema del que hablan, que les encanta tanto que se olvidan del entorno y se enfocan solamente en sí mismas. De tal forma que empiezan a perder a la audiencia sin notarlo.

La calibración del público o de la persona que está frente a ti, es importante como una herramienta para alguien que quiere ser persuasivo. Su corporalidad, sus gestos, la forma en la que interactúa contigo, te va a dar una referencia si el tema que estás tocando, y si lo que estás diciendo, tiene que ver con ella o si le hace sentido.

Punto 3: No des una opinión elaborada a menos que te la pidan

Todos los adultos quieren tener la razón. Entonces, como eso está pasando constantemente, hay momentos en los que escuchas cosas que sabes que no tienen sentido o que están equivocadas. Y en ese momento pretendes dar tu opinión para iluminar la mente de las pobres ovejas descarriadas del señor que tienen una idea equivocada de la vida.

Evita que la gente te haga una sonrisa falsa, con tal de hacerte sentir que tienes la razón y no llevarte la contra, porque si así, ya estás hablando de más… si te hacen sentir que no están de acuerdo, darás todos tus argumentos. Eso podría llevarnos tres décadas.

Querido Amante de la Persuasión, en los comentarios platícame si te ha pasado que alguien te está dando su opinión y tú nunca se la pediste y que sentiste.

¡Que tengas un día totalmente increíble! Y recuerda:

Estas a una frase de mirar al mundo…

Proposito

¿Sabes para qué sirve tener un propósito?

No hay nada que puedas hacer de manera consistente si no tienes un propósito.

No me refiero sólo a un propósito de vida, simplemente un propósito para hacer las cosas. Durante este año me he levantado prácticamente todos los días a las 4:30 de la mañana. Lo logre porque mi propósito era tener tiempo para escribir mi libro y contar con mayor espacio para estar con mi familia.

Detecté que después de las ocho de la noche mi productividad era poca. Además, era el tiempo que usaba era para estar con mi familia. Entonces pensé que podría acostarme más temprano y levantarme más temprano. Así, me doy siete horas para dormir. Para mí es suficiente. Pasé las tres horas que estaba despierto en la noche para la mañana. Es decir, en ligar de dormirme a las 12:30 de la noche, me duermo a las 9:30 y me levanto a las 4:30.
Las 3 horas que trabajo de 4:30 a 7:30 de la mañana son las más productivas del día porque nada ni nadie me distrae. De 9:30 de la noche a 12:30, hay muchos distractores. Además, en la mañana estoy con la mente fresca y el cuerpo descansado: por la noche es aleves.

Si lo que deseas crear en tu vida no tiene un propósito que sea motivante para ti, no harás nada o lo poco que hagas no tendrá eco. La gente no termina lo que inicia porque no tiene un propósito lo suficientemente motivante para lograrlo.

¡CUIDADO! Tener un propósito terriblemente grande no siempre será motivador. Si en las profundidades de tu mente no crees lograrlo, no importa que en la superficie digas que sí lo conseguirás. Sólo te sabotearás una y otra vez. Hay cosas que sé que no podré lograr en esta vida; pero sé que habrá personas después de mí que continuarán. Así como yo estoy tomando ideas de gente que ya no están con nosotros. Así funcionan los propósitos mayores.

Mi recomendación es:

1. Este momento escribe una lista de las 10 cosas que si cambiaras notarías el resultado de inmediato o de modo más impactante.
2. Ya que tengas las 10 y sólo hasta que las tengas, seleccionarás una sola cosa. Aquella que dará el mayor impacto positivo en tu vida.
3. Piensa «para qué» lo quieres conseguir. Cuando tengas la respuesta, vuélvete a preguntar «para qué» y así hasta que encuentres una razón que tenga gran contenido emocional. Si no la encuentras, pregúntate si realmente quieres hacer por ti o es para satisfacer a alguien más (papá, mamá, hijos, pareja, la gente, etc.).
4. Ya con el propósito, haz un plan de acción que sea sencillo. Si complicas las cosas no lo harás. Establece pequeñas acciones y toma acción hoy mismo.
5. Cada que hagas las actividades derivadas de tu plan, mantén en tu mente cuál es el propósito de hacerlo.

IMPORTANTE: La mayoría de las personas que leerá hasta aquí no hará nada. Sólo un pequeño porcentaje lo hará. El motivo de que no lo hagan es que -irónicamente- no tiene un propósito para desarrollar de modo personal. Si eres de los pocos que lo hará, te invitó a compartir tu propósito conmigo escribiéndolo en los comentarios. ¡Éxito y sigue teniendo una vida increíble!

Inteligencia Emocional

9 señales que muestran bajo nivel de inteligencia emocional en tu empresa

9 señales que muestran bajo nivel de inteligencia emocional en tu empresa

La inteligencia emocional en tu empresa es determinante para mantener una productividad alta y un crecimiento constante. Si tus colaboradores no tienen la capacidad de gestionar adecuadamente sus emociones, tu organización tendrá problemas por montones.

A pesar que podría parecer fácil darse cuenta que la inteligencia emocional en tu empresa es baja, lo cierto es que no es así. Eres un ser cosmopolita y a todo te adaptas. Así, con el tiempo, te acostumbras a vivir una experiencia laboral densa. Poco a poco se te va haciendo normal. Hasta que llega el punto que realmente piensas que siempre es así.

Ahora mis te voy a decir cuales son algunos indicadores que te permiten saber si la inteligencia emocional en tu empresa es baja. Pon atención y mantente alerta porque tu empresa podría estar teniendo problemas innecesarios:

Alta rotación de personal

Es cierto que las personas se mueven de empresa para mejorar sus condiciones laborales, pero eso no pasa cada mes. Cuando una empresa tiene un buen nivel de inteligencia emocional, los trabajadores disfrutan más sus funciones. Eso eleva su nivel de compromiso y sobre todo la lealtad a la empresa. Un ambiente hostil en una organización es una invitación a la migración.

Los trabajadores viven estresados

Es imposible tener un momento de calma si no sabes en qué acción alguien te va a agredir, ofender, responsabilizar de una falla o simplemente llevar la contra para molestar. Además está comprobado que mantener grandes cantidad de cortisol (hormona del estrés) en el cuerpo, hace que la gente baje su productividad y capacidad para resolver problemas.

Entre colegas se ofenden o alzan la voz

Un ambiente con baja inteligencia emocional, sin duda lleva a comportamientos reactivos no pensados. La tensión se acumula constantemente y al mínimo rose, explota. La gente es poco tolerante. Luego, dejan a un lado las propuestas e ideas buscando sólo ganar la discusión al precio que sea.

Hay rebeldía a la autoridad

No puedes liderar a una persona que constantemente está a la defensiva. Sencillamente la autoridad va desapareciendo. En gran medida, la rebeldía a la autoridad es fomentada por los jefes. Cuando usan medios dictatoriales para ganar respeto, lo que pasa es que lo pierden. Así, entre más rigurosos son, más insubordinación y estrés hay.

Los errores son porque se ponen el pie unos a otros  

Se llegan a formar bandos para hacer quedar mal a sus colegas. Los errores dejan de ser una situación de descuido para convertirse en venganzas oscuras gestadas por debajo del agua. Definitivamente estas acciones destruyen la armonía de la empresa. Nunca es suficiente y siempre va de una persona a otra.

No se llega a acuerdos

La falta de inteligencia emocional hace a los trabajadores inseguros. No quieren aceptar que están equivocados porque creen que perderán estatus o una buena calificación anual o simplemente necesitan mostrar que son superiores porque se sienten pequeños. Quieren tener la razón a toda costa.

Buscan culpables en lugar de soluciones

El miedo a quedar exhibidos por algún error, hace que prefieran culpar a sus compañeros antes de buscar alguna solución. Su prioridad es salvaguardar su imagen antes que arreglar las cosas. Pueden perder horas e incluso días para mostrar quién cometió el error. A veces también para hacer quedar mal a otro trabajador.

No hay responsabilidad ni compromiso

Si por cada tarea realizada eres aporreado verbalmente, llega el momento que no te importa si lo haces como debe ser. Simplemente tu motivación ha desaparecido. No vas a querer asumir nuevas tareas. ¿Qué sentido tendría?

Te pesa ir a trabajar

Podría pasar que tu inteligencia emocional es alta. Sin embargo, si en general la empresa tiene inteligencia emocional baja, cada día te pesará más ir a trabajar. Tu habilidad te apoyará a mantener una relación cordial, pero es mejor que todos remen hacia el mismo objetivo.

¿Qué hacer si notas alguno de los puntos anteriores?

Desafortunadamente uno no es profeta en su propia tierra. Lo que significa que el efecto de que digas a tus colaboradores cómo gestionar sus emociones, no será tal alto cómo que lo haga alguien que es experto. Ahora bien, no sólo se trata de un mensaje, sino de dotar a tus colaborares con herramientas poderosas. Sobre todo, crear consciencia de qué pasa en la empresa y con ellos mismos.

qué es inteligencia emocional en el trabajo

Qué es inteligencia emocional en el trabajo

¿Sabes qué es inteligencia emocional en el trabajo?

Tus emociones forman parte de ti; siempre van contigo. Por eso es importante que sepas qué es inteligencia emocional en el trabajo y cómo se relaciona con tus actividades. Sobre todo, que sepas las implicaciones negativas que puede haber si dicha inteligencia es baja o totalmente carente.

Podrías concluir que es un término que se refiere a ser inteligente con el uso de tus emociones. Tienes razón. El punto es que tal conclusión es completamente racional. Cuando una emoción aparece, la razón desaparece. En ese momento tu comportamiento se transforma al grado que podrías hacer algo que ponga en riesgo tu trabajo o tu persona.

¿Dónde se origina todo?

Lo primero que haré para explicarte qué es inteligencia emocional en el trabajo es explicarte la teoría de los tres cerebros. El cerebro triuno es un supuesto desarrollado por Paul MacLean que pretende explicar el rastro que dejo la evolución en tu cerebro. MacLean expone que tu cerebro se separa en tres cerebros que tiene características individuales. Lee con atención porque lo que estás por aprender forma parte de las estrategias del neuromarketing.

  • El primer cerebro es el reptil. Es el encargado de tu sobreviviencia. Por ello, está fuertemente relacionado con la acción.
  • El segundo cerebro es el límbico o emocional. Aquí es donde se gestan las emociones. Las cuales son influidas fundamentalmente por el cerebro reptil.
  • El tercer cerebro es el racional. Es la parte donde se crean todos los pensamientos lógicos. Es donde justificas todas las acciones y emociones derivadas del cerebro reptil y el límbico.

¿Y eso cómo me explica qué es inteligencia emocional en el trabajo?

¿Qué tiene que ver con mi vida?

¿Se puede aprovechar para mi crecimiento profesional?

De la teoría a la vida

Imagina que un día solicitas a uno de tus compañeros un reporte que es relativo al área de dicho compañero. Él te dice que te lo dará en un par de horas. Insistes que es prioritario para ti porque estarás en junta por la tarde. Pasadas tres horas no está el reporte en tu correo electrónico. Vas donde tu compañero y  lo  encuentras socializando con una trabajadora del mismo piso.

Delante de ella, le expresas molesto su falta de compromiso e irresponsabilidad. Él por su parte, te reta y te manda al carajo asegurando que te daré el reporte cuándo quiera y tenga tiempo. Ambos se gritan uno par de minutos. Termina cuando lo mandas también al carajo y te vas a tu oficina para poner un correo a su jefe (copiado al tuyo) y decir que su empleado es un incompetente. Por su parte, él hace lo mismo con tu jefe (copiado al suyo) donde dice que eres un tipo déspota que llega dando órdenes como si fueras el jefe.

¿Qué fue lo que pasó?

En el nivel más básico de sobrevivencia, necesitas el trabajo para alimentarte, vestirte y garantizar la vida de tus hijos. Tu compañero busca dejar su semilla en alguna hembra para garantizar su reproducción. Su comportamiento atenta contra tu capacidad de proveer y proteger a tus hijos. Tu comportamiento atenta contra su capacidad siquiera de engendrar hijos.

Cuando no te hace entrega del reporte, hace que te veas mal en la junta. Lo que podría restar puntos a tu evaluación anual y comprometer tu permanencia en la empresa. Cuando le reclamas delante de su compañera, a la cual pretende cortejar, lo haces perder estatus frente a ella. Lo que bajaría las posibilidades de que pueda seducirla. Eso si tenía alguna.

Ambos justifican su comportamiento con el cerebro racional sin tomar en cuenta su instinto. Desde el punto de vista de cada cual, los dos tiene la razón. Además están molestos.

El cerebro reptil manda la señal de que algo está atentando contra ti, ello genera una emoción que lanza una serie de sustancias por todo tu cuerpo preparándote para reaccionar del modo que sea necesario y sobre guardar tu vida. ¡Es completamente irracional! Pero tu cerebro racional le tiene que dar  un sentido lógico para que creas que actúas como animal.

Bueno, ¿y entonces qué es inteligencia emocional en el trabajo?

Ok, ok. La inteligencia emocional en el trabajo sería que al momento de llegar con tu ineficiente compañero, tus acciones no fueran llevadas por tu instinto y emoción. Más bien por la lógica de qué es mejor para tus resultados. El cerebro reptil no evalúa a largo plazo, reacciona para defenderte en el momento. Así, tu comportamiento debe hacer a un lado la emoción para enfocarse en la relación a largo plazo.

Podrías haber llegado con tu compañero y pedirle un momento a parte. Eso mantendría su “aparente” estatus de cazador dentro del juego. Aunque podría ser una de esas piedras que no entiende y sólo estorba. En tal caso, no tienes por qué pelearte con él. Con una emoción neutral, envías le mandas un correo solicitando el reporte. Usas palabras suaves y lo copias a su jefe y el tuyo. Mencionas que te preocupa porque había quedado de entregarlo una hora atrás y deseas saber cómo apoyarlo para que el reporte esté listo antes de la junta.

Seguramente se va a molestar, es una piedra. La importante es que no hay peleas, no hay ofensas, no hay gritos. Con el tiempo se irá educando y sabrá que no eres una persona de pela. Que lo único que te interesa es que no te estorbe. Quizá nunca le caigas bien, pero llevaran una buena relación laboral. ¿La estás captando? Ahora sabes qué es la inteligencia emocional en el trabajo.