La cualidad única que tiene todo líder

         Hoy te voy a hablar sobre todas las etiquetas falsas que hay entorno al liderazgo: que si el líder es humilde, que si el líder sabe escuchar, que si el líder va primero, etc. También te voy a decir cuál es la cualidad única que comparten todos los líderes, sin importar si la usan para bien o para mal.

         La primera pregunta que debemos hacernos es: ¿Por qué la gente decide seguir a una persona, incluso cuando lo que hacen puede ser malo para mucha gente?

         En 1973, Stanley Milgram publicó su libro Obedience to Authority. En él, describe los resultados de uno de los experimentos del comportamiento humano más relevantes respecto al poder que ejerce una figura de autoridad.

         Hizo cerca de 18 variantes, pero básicamente, el experimento se centraba en lo mismo. Voluntarios eran reclutados para un estudio de memoria. Al llegar los participantes, se explicaba a un par de ellos en qué consistía el estudio. Uno debía hacer una serie de preguntas al otro; quien respondía, se encontraba en un cuarto aparte, conectado a unos cables eléctricos. Cada vez que esta persona respondía mal, quien preguntaba, le proporcionaba una descarga a través de un generador. El generador constaba de 30 conmutadores de palanca colocados horizontalmente; cada uno de ellos, tenía un rótulo que indicaba el voltaje de descarga; iba de 15 a 450 voltios. El truco, era que la persona que respondería las preguntas, era un actor; únicamente quien hacía preguntas y activaba las descargas, era voluntario.

         Mientras el experimento se desarrollaba, el voluntario era supervisado por una persona con bata blanca. Este individuo, fomentaba al voluntario para seguir con el experimento a pesar de las posibles consecuencias. A partir de 75 voltios, la víctima comenzaba a quejarse; al llegar a 150 voltios, comenzaba a gritar que quería terminar con el ejercicio; con 270 voltios, su respuesta ya era notoriamente dolorosa; a los 300 voltios la víctima gritaba que ya no respondería nada; al final, después de los 330 voltios, dejaba de responder.

         El voluntario, volteaba a ver al experimentador de bata blanca para cuestionar si debía continuar con la prueba; siempre era persuadido a seguir. Cuando la víctima no respondía, se le pedía que lo tomara como una respuesta incorrecta.

         El experimentador vestido con bata blanca, daría cuatro respuestas cada vez que el voluntario quisiera abandonar:

  • Por favor, prosiga o por favor, vaya adelante.
  • El experimento exige que usted prosiga.
  • Es absolutamente esencial que usted continúe.
  • No hay más remedio, usted tiene que seguir.

         Estos enunciados, siempre eran dichos en esa serie y cambiaba sólo cuando el voluntario, ya no quería continuar. Las frases anteriores, eran expresadas con un tono de voz firme, pero nunca descortés u ofensivo.

         Los resultados fueron variados, pero en todos prevaleció que la mayoría de personas, llegaba hasta la máxima descarga, sólo porque el experimentador se los pedía. Al final, eran entrevistados y cada uno mencionó que si hubiera sido por él, habría terminado el experimento desde antes; pero que no lo hizo porque el experimentador le pidió seguir.

         Incluso en los momentos de duda, el voluntario comentaba al experimentador que la víctima podría salir lastimada o sufrir un infarto. El experimentador asumía la responsabilidad de los resultados y pedía al voluntario continuar. La mayoría de participantes, limpiaba su culpa al dejar la responsabilidad en otro y seguía infringiendo las descargas, sin importar la posibilidad de hacer un daño permanente a la víctima.

         Milgram, explica que las personas, al conocer este experimento, piensan que no llegarían a terminar el ejercicio. Creen que ellos no serían intimidados por la autoridad. Para tal cosa, Stanley propone que vayas con una persona mayor, a quien más respetes, le saludes cómo si fuera uno de tus amigos con los que hablas coloquialmente; luego, te sentarás en su sala con los pies sobre la mesa de centro, mientras te inclinas hacia atrás con las manos sujetando tu nuca. ¿Realmente lo harías? ¿Notas el peso de la figura de autoridad?

         Esto quiere decir que la gente obedece a la autoridad para no tener que hacerse cargo de las consecuencias del resultado. Por consiguiente, la cualidad única que caracteriza a todo líder, es que asume la responsabilidad del resultado. Te lo voy a repetir: la cualidad única de todo líder, es que asume la responsabilidad del resultado.

         La persona que no quiere asumir la responsabilidad de un resultado, se presentara indecisa, confundida y aceptará fácilmente la instrucción de alguien más. Total, si las cosas salen mal, puede excusarse diciendo que no sabía y que sólo se dejó guiar por quién parecía que sí sabía lo que hacía.

         El trabajador, ha decidido poner en su empleador, la mayor cantidad de responsabilidad sobre el resultado de sus ingresos. El autoempleado ha decidido asumir la responsabilidad del resultado sobre sus propios ingresos. Con lo que puede ganar más que el empleado o ganar menos e incluso quebrar. El empresario, ha decidido asumir la responsabilidad del resultado de los ingresos de él y de la gente que quiera ayudarlo a ganar más.

         Quizá te puedas dar cuenta de que, para que el empresario tenga gente trabajando con él, necesita que esa gente ponga en dicho empresario, la responsabilidad por sus ingresos. En mayor o menor medida, también dependerá de que el colaborador haga un buen trabajo. La persona que prefiere hacerse cargo del 100% del resultado de sus ingresos, no trabajaría como empleado jamás.

         Si tú quieres incrementar tu liderazgo y conseguir que muchas personas te sigan, es imprescindible que asumas la responsabilidad de más resultados en tu entorno.

         Pon atención en lo que te voy a compartir. Hace unos meses vi una película llamada Revolver, protagonizada por Jason Statham. En el filme, hay un personaje que tiene una habilidad tremenda para disparar. Se puede decir que donde pone el ojo, pone la bala. Este personaje que llamaré, el matón, trabaja para el malo; un tipo con mucho dinero que quiere acabar con el bueno.

         En una escena, el matón trata de matar al bueno, pero por extrañas razones no logra acertar ni un solo disparo. Cuando el matón le dice al malo que no pudo matar al bueno; el malo entra en cólera y le pone tremenda zurra al matón. ¿Por qué razón, el matón, le permite al malo que lo regañe de esa manera? El matón podría sacar su arma y acabar con todos en la sala antes de que pudieran hacer algo; pero no lo hace.

         La razón es que el matón, no quiere asumir la responsabilidad de sus ingresos. Y no importa cuál sea el argumento, no quiere y por eso deja que el malo lo regañe.

         Entonces, si la cualidad única que comparten todos los líderes es asumir la responsabilidad del resultado, ¿dónde quedan las demás características que supuestamente debe tener un líder? Bueno, no existen, son mentiras.

         Bajo esta filosofía, vamos a desvelar algunas de estas mentiras:

  1. El líder va primero: falso, la persona que asume la responsabilidad del resultado, pocas veces es quién va primero o hasta el frente. Malo o bueno, es el estratega y su permanencia en el proyecto es vital para que la demás gente siga en el proyecto.
  2. El líder trabaja más que los demás: Mentirá. La persona a cargo, necesita liberar su tiempo en mayor medida para tener espacio de planear o de iniciar nuevos emprendimientos. Quien no asume la responsabilidad del resultado, lo paga trabajando más.
  3. El líder tiene más energía: Falso. Puedes ver que hay cientos de personas enfermas o con mala condición física y están al frente de proyectos. Uno de mis colegas tenía desechos los riñones y antes de que le donaran uno, trabaja medio día y descansaba día y medio.
  4. El líder se motiva a sí mismo: Tampoco es verdad. En una ocasión tuve una alumna que se sentía mal porque su empresa no tenía ventas, pero seguía trabajando mientras sufría. No se motivaba a sí misma, por eso llegó conmigo.
  5. El líder tiene visión: La mayoría de grandes líderes, no tiene idea de hasta dónde puede llegar hasta que llegan. Pregúntale a las personas que dirigen grandes proyectos si pensaron que llegaría hasta dónde están y la mayoría te dirá que no, al menos no cómo lo hicieron.
  6. El líder planea: Falso. No te imaginas la cantidad de emprendedores y empresarios que no saben qué va a pasar con ellos el próximo año.
  7. El líder es seguro de sí mismo: En un programa para empresas que yo daba hace algunos años, hacía una prueba para medir el nivel de autoestima de los trabajadores. El líder de una empresa, fue quien salió con el autoestima más bajo de su negocio. Era un miedoso, pero así con miedo, decidió asumir la responsabilidad del resultado de la empresa.

         La lista podría seguir, pero no me quiero centrar sólo en eso. Lo que acabo de mencionar, es mentirá bajo la idea de que el líder es la persona que asume la responsabilidad por el resultado. Ahora bien, esto no quiere decir que la persona a cargo no necesite planear o tener visión o ser segura de sí misma, no. La mentira, es que estas son habilidades no cualidades que se tienen.

         Si tú, asumes la responsabilidad por el resultado y además, tienes seguridad en ti mismo, tienes visión, sabes planear, te motivas solo, tienes mucha energía, trabajas con más ganas, etc., seguramente tendrás mejores resultados y más rápido. Al revés, si tienes todas las habilidades del líder, pero no tienes la cualidad de asumir la responsabilidad por el resultado, no tendrás mucho liderazgo.

         La razón por la que no asumas la responsabilidad del liderazgo, puede ser cualquiera: porque tienes miedo de equivocarte, porque no quieres ser juzgado, porque sabes que no puedes, porque tienes pocas habilidades, porque no te crees capaz, porque consideras que otro lo hará mejor, porque quieres que otro desarrolle su liderazgo, etc. La razón no importa, lo que importa es que no lo haces.

         Cada vez que dirijo un proyecto, sé que no tengo todas las respuestas y que en mi equipo hay personas más inteligentes y con mayor capacidad que yo en muchos aspectos; sin embargo, soy yo, quien asume la responsabilidad del resultado final. No me importa si tengo miedo, si creo que no puedo, si pienso que hay otros mejores para hacer lo que hago, si creo que todo saldrá bien, etc. Eso no importa, al final, decidí asumir la responsabilidad del resultado y lo hago. Punto.

         Si tú, no eres responsable del resultado de muchas cosas y haces que se dé favorablemente, entonces no tienes liderazgo; aun cuando haya gente que te alabe y te diga que eres lo máximo.

         Para este punto, la gente piensa: “Sí, parece buena idea, pero no puedo llenarme de actividades ni hacerme cargo de lo que deberían de hacerse cargo los demás”.

         Primero, si asumes la responsabilidad del resultado, no vas a andar lloriqueando que lo haces porque nadie más lo quiere hacer… podrías hacerlo, pero lo pasarás muy mal. Segundo, cuantos más resultados decidas asumir, mayor cantidad de gente estará dispuesta a seguirte y ayudarte. Parece una paradoja, pero es verdad. La gente respeta a las figuras de autoridad y prefieren poner la responsabilidad en estas figuras.

         Me da mucho gusto que hayas leído este artículo. Te recuerdo que mi nombre es Ariel Ortuño, así me encuentras en instagram.

         También te recuerdo rápidamente el nombre de mis libros:

1. Persuasión Empática: 26 sencillas técnicas de persuasión que puedes usar con todos.

2. Neuroliderazgo Persuasivo: 22 Trucos Psicológicos para Aumentar tu Liderazgo

3. La llave secreta para influir la mente de una persona

4. Vendedores Tenaces: Cómo dominar tu mente para vender más.

         Nos vemos pronto y recuerda… ¡Estás a una frase de inspirar al mundo...!

Las 3 Premisas de la Persuasión y el Liderazgo

El tema de la persuasión va ligado al liderazgo porque necesitas saber cómo inspirar a las personas para que decidan seguirte. Sin embargo, algunas personas piensan que las estrategias de persuasión pueden ser manipulativas. Es verdad. La contradicción es que no puedes influir a otras personas sin usar técnicas de persuasión. No importa si eres consciente de que las usas o no, está ocurriendo.

En México existe un súper gurú de las ventas online, él, dice que debes venderle al corazón desde tu corazón; que necesitas olvidarte de las estrategia de persuasión para influir la mente de la gente. La paradoja es que usa técnicas de persuasión en sus presentaciones. Otro caso, según algunos conocidos Gnosticos, para su Maestro, Samael, la hipnosis es mala; sin embargo, sus discursos están llenos de patrones hipnóticos y persuasivos.

No es que las técnicas de persuasión usadas por un líder sean malas, sino la manera en que son usadas. Por eso, te voy a compartir ahora, 3 premisas de la persuasión que han guiado toda la metodología de mis libros.

Honestidad

Cuando las personas mienten, siempre sale a la luz su farsa. Puede ser que pase mucho tiempo y nadie lo note, pero caerán. Además, aunque la gente no tenga la certeza de que no hay honestidad, tendrá un sentimiento hacia ti que le hará querer alejarse. Habrá gente que, por ser honesto, no te querrá seguir. Ahí puedes usar técnicas de persuasión para que decidan hacerlo; aunque habrá un grupo que jamás caminará en tu senda.

OJO: Ser honesto no significa que dirás a lo bruto lo que piensas todo el tiempo. Puedes comunicar lo que piensas de un modo que sea noble para el oyente.

Autenticidad

Si tienes que ser alguien quien no eres para persuadir a una persona, no va a funcionar. Con el tiempo pasaran dos cosas: van a descubrir tu verdadera personalidad o te vas a hartar de fingir. Ahora bien, si aprendes nuevas habilidades para mejorar tu comportamiento e interacción con las personas, va a cambiar tu forma de ser. Eso no quiere decir que ya no seas autentico, sólo que ahora lo eres desde otra plataforma.

Carisma

No me refiero a que seas el alma de la fiesta ni el que más chistes cuenta; sin embargo, es necesario que tengas la capacidad de transmitir felicidad y buena vibra. El carisma es la habilidad para atraer y fascinar a las personas y eso se logra con técnicas de persuasión.

Si quieres aprender los 5 Principios Definitivos de la Persuasión, 26 Técnicas de Persuasión que Puedes Usar con Cualquiera o 22 Trucos Psicológicos para Aumentar tu Liderazgo, da clic aquí para ver mis libros en Amazon.

Liderazgo Persuasivo

En la actualidad el liderazgo  ha sido sujeto de millones de características mediante las cuales tratan de hacerte ver qué necesitas hacer para considerarte un líder. Por ello, quiero ser muy concreto y darte 3 aspectos necesitas considerar y 3 características en cada uno, que te ayudaran a incrementar de modo radical tu liderazgo.

1 De cómo te sientes

Tener claro lo que quieres: La seguridad personal se mantiene dentro de ti cuándo tienes claro hasta donde puedes ceder y cuánto quieres lograr. Tener claro lo que quieres, te ayuda a sentir mayor seguridad.

Hacer cada movimiento con un objetivo en mente: Cada acción genera una reacción, de tal suerte, que tú, necesitas ampliar tu perspectiva para observar hacia dónde te llevará cada conversación, palabra o reunión en la que participes. Dentro de una conversación, si sabes qué decir, puedes hacer que la otra persona te ofrezca lo que tú querías pedir.

Incrementar tu inteligencia social: La gente interpreta tus palabras y comportamientos según su propia percepción de la vida. Les importa poco que tu intensión sea buena o mala. Por ello, si quieres ser un gran líder, necesitas aprender a moverte dentro de los grupos de modo que puedas influirlos.

2 De cómo Interactúas

Crear empatía: La gente, para seguirte, necesita sentir que te pones en sus zapatos. De hecho, eso debe ser genuino, ya que si mientes, te descubrirán.

Seleccionar la mejor ubicación: Siempre debes acabar junto a la persona que más te conviene o junto a quien más te interesa. Esa selección debe ser de modo natural y no parecer forzada. También, debes saber qué lugar ocupar de acuerdo al tiempo de reunión o evento y, de acuerdo al nivel de liderazgo que necesitas o quieres ejercer.

Condiciona de modo positivo tu presencia: Siempre estamos experimentando emociones, algunas más intensas que otras, algunas positivas y otras negativas. Así, la emoción que más experimenta la gente al estar contigo, es la emoción que sienten cuando no estás y te recuerdan.

3 De cómo te ven

Tu postura corporal: Tu cuerpo dice lo que tu boca calla; pero eso no es lo más dramático, sino que también es un molde de emociones. Eso quiere decir que si adoptas una postura de sumisión, tu cerebro comenzará a segregar cortisol y te pondrás nervioso. Si tu postura es de poder, tu cerebro segregará testosterona y experimentarás mayor seguridad.

Actuar a pesar del miedo: Todos sentimos miedo cuando hacemos algo a lo que no estamos acostumbrados. Algunos le llaman miedo y otros sólo dicen que se sienten incomodos. Da igual el título que le pongas, lo sentirás cada vez que hagas algo que te saque de tu zona de confort. A todos nos pasa, pero su no dices nada y actúas, pasarán dos cosas: incrementarás tu seguridad personal y serás percibido como una persona de acción.

Decir rápido: Está comprobado  que la efectividad de las decisiones que se toman rápido es igual a la de las decisiones que se toman con mayor tiempo. Entonces, decidir rápido te ayuda a ejecutar rápido y tener retroalimentación rápido. Lo que te muestra con mayor seguridad y poder de acción.

Si quieres profundizar en el tema, te recomiendo leer mi libro “22 Trucos Psicológicos para Aumentar tu Liderazgo”. Para verlo en Amazon da clic aquí.

Liderazgo Persuasivo

7 tips para aumentar tu liderazgo y ser más persuasivo

La mayoría de cosas que te gustaría lograr en la vida, están vinculadas a otras personas; ya sea de manera directa o indirecta. Por ello, cuando careces de liderazgo, no podrás convencer a la gente para que te dé lo que quieres o haga lo que pides. Ahora te voy a dar algunos tips que te ayudaran a aumentar tu liderazgo y ser más persuasivo de manera natural.

1 Ten claro lo que quieres

A menudo, la gente pretende conseguir algo de otras personas, pero sale de la negociación con otra cosa. El empleado que quiere un aumento de sueldo y al salir de la oficina de su jefe, resulta que aceptó más responsabilidades nadas más. Tener claro lo que quieres, implica que sepas hasta qué punto estás dispuesto a ceder y hasta qué punto prefieres que no haya negociaciones. El empleado que entra a la oficina de su jefe para pedir un aumento, debe tener claro que, de no llegar a una buena negociación, deberá renunciar. Si tiene miedo y no está seguro de llegar a este punto, sería mejor que ni entrara. Si no tienes claro lo que quieres, te conformaras con cualquier cosa y darás una imagen de baja autoestima.

2 Aprende a crear jerarquía

Nadie quiere hacer lo que alguien sin autoridad le dice que haga. No te recomiendo que seas prepotente o soberbio, sino que sepas cómo trasmitir mayor seguridad de la que tienes. Por ejemplo, cuando te sorprendan con un comentario que no esperabas, si no sabes qué decir o no estás seguro, es mejor que guardes silencio. Van a ocurrir dos cosas; tú, tendrás oportunidad de conectar tus ideas para no decir algo que te deje mal parado y la otra persona, mientras estás en silencio, se imaginará qué estás pensando, pero lo hará con sus ideas… eso podría ser bueno o malo, depende de qué tipo de ideas tenga tu contraparte.

3 Crea empatía

De manera natural, nos gusta estar con personas que comparten la misma estructura de pensamiento que nosotros. Por ello, si logras hacer que las personas sientan que eres parecido a ellas en algunas áreas de su vida o que has pasado por las mismas situaciones, estarán dispuestas a escucharte y probablemente, también a seguirte.

4 Aprovecha tu lenguaje no verbal

Cuando hablamos de lenguaje para trasmitir más liderazgo, a veces la gente piensa que tiene que proyectar una imagen de poder a todo momento; es un error. Si otra persona ya tiene el liderazgo en un lugar, no sería muy inteligente querer mostrar que tu liderazgo es mayor, al menos no en la primera impresión. También, si necesitas información de una persona y tu corporalidad trasmite mucha fuerza, podría sentirse intimidada y no darte lo que necesitas.

5 Haz que la gente se sienta aceptada

Desde bebé, buscabas la atención y aceptación de tus padres. ¿La razón? Sobrevivir. Desafortunadamente para la mayoría, nuestros padres no saben cómo hacernos sentir aceptados y amados. Quizá te dicen que te aman, pero tu necesita compañía, quizá te dan su compañía, pero tú, lo que quieres es que públicamente te reconozcan, etc. Por ello, la mayoría de adultos está buscando sentir que alguien los acepta cómo son, y cuando tú, se los das, te conviertes en alguien valioso.

6 Estudia cómo hablar con la mente inconsciente de la gente

Cuando hablas, el mensaje que trasmites es mayor que las palabras que dices. En cada frase, hay muchas cosas que no se dicen, pero que quedan implícitas. En un interrogatorio, un policía le pregunta al presunto culpable (el cual es inocente, pero descubrió el cuerpo y un cuchillo al lado): ¿Dónde dice que vio su cuchillo? La pregunta insinúa que el cuchillo es de él, pero lleva la atención hacia el lugar donde lo vio. Si al presunto culpable se le pasa esa implicación por estar nervioso, el policía puede decir que no negó que el cuchillo era de él.

7 Desarrolla tus habilidades sociales

A menos que vivas en la jungla, necesitaras tratar con personas; en mayor o menor medida. Por ello, desarrollar tus habilidades sociales es crucial. Por ejemplo, no es conveniente que siempre digas todo lo que piensas de otra persona, aun cuando son características que podrían molestarle o hacerle sentir mal. Imagina que llega a tu casa uno de tus hermanos con pareja nueva. Al entrar, te dice que es diseñador y comienza a criticar toda tu casa. Dudo que a la mayoría le agrade esa persona.

Si quieres incrementar tu liderazgo y aumentar tus habilidades sociales, te invito a que obtengas mis libros ahora:

La llave secreta para influir la mente de una persona

Neuroliderazgo Persuasivo: 22 trucos psicológicos  para aumentar tu liderazgo

Persuasión Empática: 26 sencillas técnicas de persuasión que puedes usar con todos

Vendedores Tenaces: Cómo dominar tu mente para vender más

Cómo resolver un problema rápido y de modo asertivo

Cómo resolver un problema rápido y de modo asertivo

Es inevitable tener problemas, es parte de la vida. Las empresas no son la excepción. La cuestión es que si no tienes la capacidad para resolver esos problemas, se detendrá todo y además, es posible que vuelva a ocurrir la misma circunstancia. Luego, tendrás un problema más: que pasas todo tu tiempo apagando incendios y no tienes tiempo de evitarlos.

Para que lo anterior no te ocurra, te voy a dar 5 pasos que te apoyaran a resolver problemas de modo contundente si los llevas a cabo:

1. Identifica quién tiene la capacidad de resolver el problema

Por lo general, un problema considerado fuerte, es el resultado de varios descuidos u omisiones más pequeños que, por ser pequeños, no se les prestó la atención necesaria. Buscar al culpable en ese momento podría meterte en una espiral donde todos se estarán aventando la responsabilidad. Lo único que pasará es que perderás tiempo valioso.

Lo mejor es enfocarse en cómo se resuelve y quién o quiénes tienen la capacidad para resolverlo. Una vez que sepas quién lo puede resolver, es necesario que le hagas comprender la importancia que tiene para ti y lo persuadas para que le dé prioridad. Hay veces que quien puede resolver un problema nuestro, no tiene ninguna consecuencia si el problema queda sin resolver. Eso significa que tiene que dar su tiempo para atender algo que no tendría que hacer.

2. Da seguimiento a la solución

Establece quién hace qué y en cuanto tiempo. Si no específicas de manera directa quién debe hacer cada cosa, corres el riesgo de que la instrucción no haya sido comprendida. También, que cada persona te diga qué le corresponde, sólo para garantizar que comprende su responsabilidad. Fija también un horario para verificar que cada persona vaya avanzando de acuerdo a lo esperado. Dependiendo de la urgencia, puede ser cada 20 minutos, 10 o 5.

No asumas que los demás piensan como tú, y menos cuando están bajo presión.

Leer: Habla y Cautiva: La llave secreta para influir la mente de una persona.

3. Identifica la posible causa del problema

Una vez que hayas resuelto el problema, entonces investiga dónde se originó todo. De momento no busques culpables, sólo sigue la línea de sucesos que llevaron las cosas hasta esa situación. Esfuérzate en identificar hasta los detalles más pequeños que podrían parecer insignificantes.

4. Crea un mecanismo para que no se repita

Una vez que hayas identificado los puntos de ruptura, verifica si está establecido un procedimiento claro antes de ir con el personal a cargo. Si no hay un procedimiento, entonces encamínate a encontrar por qué no lo hay. Aquí podría ser porque nunca se había pensado o porque alguien debía hacerlo y no lo ha realizado. Se no se había pensado, establece quién lo hará y en qué fecha lo entregará. Si alguien debería hacerlo y no lo desarrollo, investiga la causa y asigna una fecha de entrega.

Si sí había procedimiento elaborado y el trabajador decidió hacerlo a su modo, dando pie al problema, requieres verificar dos situaciones: la primera es saber si su falta se debió a que no tiene el perfil para el puesto y la segunda es si la falta se debió a su negligencia. Una vez que identifiques cuál de las dos razones es, decide qué es lo mejor para la organización.

Como mencione antes, un problema fuerte, da varias alertas pequeñas que la gente pasa por alto. Entonces, el proceso anterior lo requieres hacer en todas las áreas donde esas alertas no fueron detectadas. Debes asegurarte de minimizar al máximo la posibilidad de que se vuelva a hacer otro incendio derivado de la misma circunstancia.

5. Monitorea sí el mecanismo da resultados

Lo ideal es que pudieras hacer unas pruebas para verificar que el nuevo mecanismo funciona correctamente. Tal vez, generar en el inicio el mismo problema para ver si sí es detectado desde el inicio. Luego, intencionalmente, dejar que pase al siguiente punto sin avisar a los involucrados para verificar si es detectado. Así hasta el último filtro.

Es posible que haya que hacer algunos ajustes adicionales, tómalo con calma. También, asimila que este proceso te tomará tiempo; pero piensa que te tomará tiempo sólo una vez. Ya que el nuevo mecanismo haya mostrado que funciona correctamente, te liberará tiempo y te dará mayor tranquilidad.

Para todo lo anterior, es imprescindible que sepas cómo hablar e influir a las personas, debido a que la situación es tensa y podría mal interpretarse tu mensaje. Para saber más sobre cómo influir a las personas, da clic aquí.

Cómo encontrar tu lugar en el mundo profesional

¡Qué triste que seis de cada diez universitarios que leen este artículo no ejercerán su profesión!

¿Estás seguro que no serás de esos seis?

Está próximo el fin de tu carrera y con ello se acaba el dulce tiempo donde tu mayor responsabilidad era pasar el semestre. Ahora te espera la vida de los adultos, la cual suele ser un caso para la mayoría. ¡Bienvenido!

Lo primero que requieres definir es qué rumbo tomará tu carrera profesional. Para ello, considero que hay dos caminos: entrar a una empresa como empleado o poner tu propio negocio. Ahora mismo te cuento qué puedes hacer en ambos casos.

Camino 1: Ser empleado

La principal ventaja es que, una vez que consigues el empleo, comienzas a ganar dinero de manera constante. Eso te permite comprar todas las cosas que has deseado, salir de viaje, etc. La desventaja es que, no importa que tan bueno seas, tus ingresos nunca serán proporcionales a tus habilidades. Además de que primero requieres que te contraten y luego que no te corran.

Te voy a dar tres recomendaciones que “pueden” aumentar las posibilidades de conseguir un trabajo bien pagado.

I. Define en qué tipo de empresa quieres trabajar

Los mejores sueldos están en las grandes corporaciones. Si terminas tu carrera y pides trabajo en una PYME, será difícil que te ofrezcan un sueldo alto. También, debes tomar en cuenta que entre mejores condiciones, mayor es la competencia para conseguir esas posiciones.

¿Qué valoran más las empresas?

Según datos obtenidos en la Encuesta Nacional de Egresados realizada por la Universidad del Valle de México, la habilidad más valorada por las empresas es la Comunicación Verbal. Después, casi compartiendo la misma valoración están: la toma de decisiones, trabajo en equipo y liderazgo.

Leer sobre comunicación verbal: Habla y Cautiva: La llave secreta para influir la mente de una persona.

Dicha encuesta, también arrojó que la mayoría de empleos se obtienen a través de recomendaciones, seguida de servicio social, prácticas o pasantía.

Entonces, si quieres un sueldo alto vas a tener que meter papeles a todas las grandes empresas. Para ello requieres estar dispuesto a cambiar de residencia. También comenzar a crear relaciones con personas de esas empresas. Y por último, desarrollar tus habilidades blandas (comunicación verbal, toma de decisiones, trabajo en equipo, inteligencia emocional, etc.).

II. Genera experiencia 

Parece absurdo que una empresa ponga dentro de sus requisitos que seas recién egresado y al mismo tiempo tengas 3 años de experiencia. ¿Cómo vas a tener experiencia si acabas de salir de la universidad? Pues ahí está la diferencia entre conseguir o no una excelente posición.

Si no tienes grandes relaciones en el tipo de empresas que quieres entrar, entonces necesitas crear currículo. Hay algunos universitarios que trabajan sin paga mientras estudian; pero lo hacen dentro del ámbito de su carrera con la única finalidad de tener experiencia. Podría ser que tú necesites trabajar, pero por necesidad económica. Aprovéchalo, ingresa a una empresa que esté relacionada con tu carrera. Para aquellos que estén pensando que no es posible o que no podrían, sepan que sólo por ese pensamiento ya tienen menos posibilidades de entrar a una gran corporación.

Camino 2: Poner un negocio

Aquellos no quieren que sus ingresos estén limitados por un sueldo y además disponer de su tiempo (que no quiere decir que trabajes dos horas al día), esta es la opción. Sólo requieres saber que, tus amigos empleados se compraran su auto del año mientras tú andarás en una carcacha. Cada quincena, ellos tendrán su cartera llena y mientras estarás queriendo sacar dinero hasta debajo de las piedras para pagar a tus trabajadores. Por supuesto que con el tiempo, y si le pegas, las cosas van cambiar totalmente.

Así como sólo unos cuantos tienen la oportunidad de conseguir un empleo bien pagado dentro de una corporación, en el mundo de los negocios unos pocos son los que prosperan. Acá también son importantes las relaciones, pero lo es más saber cómo llevar un negocio. Te daré algunas recomendaciones si es que quieres meterte en este terreno.

I. Define un campo de especialización

El principio de sobrevivencia de Gause dice que si pones en un espacio cerrado a dos animales de la misma familia de especie, con fuerza similar y que se alimentan de los mismo, se van a matar entre ellos. Cuando hay una diferencia, digamos que uno es notoriamente más fuerte, van a sobrevivir más tiempo. El más débil no peleará por la comida, dado que podría ser parte de ella; por su parte, el más fuerte, una vez quedando satisfecho, dejará sobras sin importar que el otro se las coma.

Dos empresas (o emprendedores) que venden lo mismo, con las mismas condiciones, al mismo tiempo de cliente y en la misma zona, se van a matar. ¿Cómo se matan las empresas? Bajando sus precios. Ahora piensa en todos tus compañeros de generación que tienen los mismos conocimientos y que están por salir al mercado laboral. Ahora entiendes porque razón, siendo profesionistas, aceptan sueldos tan bajos.

¿Qué puedes hacer? Especializarte. Momento, no estoy diciendo que tomes una maestría o un doctorado (que no te vendrían mal). A lo que me refiero es que necesitas observar, dentro de tu mercado, dónde hay un área de especialización. Por ejemplo, estudiaste leyes y ahora eres un abogado. Decides que no te gustan las emociones intensas y te alejas de lo penal. Así que te promocionas cómo abogado especializado en divorcios. ¡Suena bien! La cosa es que ya hay muchos en ello.

Ahora divide el mercado de los divorcios: divorcios por infidelidad, divorcios con hijos, divorcios con bienes mancomunados, divorcios a distancia, yo qué sé; es tu área. Encuentra un sub-segmento donde puedas ser el rey. ¿Pero si me especializo sólo en un tipo de casos voy a tener muy poco trabajo? Podría suceder, sobre todo al inicio. Entre más específica es la categoría, mayor territorio necesitas cubrir. Además, para eso requieres hacer una observación objetiva del mercado.

II. Lee 50 libros relacionados con el tema

Ya que decidiste en qué sub-segmento vas a trabajar, requieres asegurarte de estar dentro de los mejores. En un reportaje realizado por la revista Proceso, se menciona que los mexicanos leen 2.8 libros en promedio al año. Por su parte, el portal Reporte Indigo cita en un artículo en el año 2017, el porcentaje de mexicanos que leen por lo menos un libro al año de acuerdo a INEGI. Según este artículo, en la última medición del INEGI en ese momento, el 55% de los mexicanos no leen ni siquiera un libro al año. Del 45% de personas que leen por lo menos un libro al año, sólo el 33% leen temas específicos de alguna profesión.

Imaginemos que son 3 libros los que se leen al año en México y que son libros específicos de alguna profesión. Quiere decir que, si te comprometes a leer 50 libros en un año, tendrías una ventaja significativa respecto a tus competidores. La información a la que ellos van a tener acceso durante los próximos 17 años, tú la conseguirás en 12 meses. Hasta el día, en mi mejor año (2017) leí 63 libros. Así que sé que se puede.

III. Aprende marketing a nivel emprendedor

La cruel realidad nos dice que no sólo importa que seas el mejor; también importa que el mundo lo sepa. Hace dos siglos, el mercado no era masivo; entonces tenías que salir a buscar clientes y convencerlos de que te compraran. Funcionaba por una cuestión de oferta y demanda. Si el único que vendía martillos venía cada dos meses, cuando llegaba le comprabas uno al precio que fuera (aunque no fuera de la mejor calidad). Si no lo hacías, tendrías que martillar con piedras o improvisar uno. Ahora hay cientos de martillos en cientos de tiendas.

Lo que hará el marketing por ti, es que, las personas que son tu cliente, sepan de ti y ellas te busquen. Andar atrás de los clientes sin perfilar y sin que te conozcan es muy desgastante y el porcentaje de cierre es muy bajo.

A lo que me refiero con “nivel emprendedor” es que te olvides de las grandes campañas de las grandes empresas. Seguramente muchas funcionan de maravilla, pero para ti que no tienes un presupuesto de millones, no servirán de mucho. Si te asesoras con un mercadologo, ten en cuenta que aprendió lo que aprendió, estudiando grandes campañas. Con esa emoción y la visión de esos presupuestos, te hará una oferta que seguramente que podría estar fuera de tu presupuesto.

IV. Aprende cómo hablar y cautivar

El mundo empresarial, es un mundo de negocios. Todo el tiempo estás negociando con clientes y con proveedores. Si tienes la mejor estrategia de marketing, pero no sabes cómo cerrar ventas cuando llegan los clientes, estás fuera. De hecho si no sabes vender y negociar, estás fuera. “No sé vender, para eso tendré vendedores.” Sí, pero tú eres quien les dará la metodología para vender tu idea, tu sueño. Además, Saber vender y negociar no sólo es para aplicarlo a clientes, también vas a requerir aplicarlo con tus vendederas para que vendan más y con mejor margen de utilidad y con tus trabajadores para que hagan mejor sus tareas.

Si quieres aprender más sobre cómo Hablar y Cautivar, da clic aquí.

Si deseas que dé una Conferencia Magistral en tu Universidad sobre este tema, por favor envía un mail a contacto@arielortuno.com o manda un whatsapp dando clic aquí.

Cómo corregir errores inteligentemente

¿Se pueden corregir errores de manera inteligente o siempre hay que terminar malhumorados?

Dentro de algunos de los eventos que doy en vivo, tengo personas que participan de staff. Ellos no son gente que se dedique a lo que yo hago, sino fanáticos del conocimiento y el aprendizaje. Es de esperarse que cometan algunos errores por la falta de experiencia o los nervios que dan cuando haces algo nuevo que te emociona.

Por eso, es mi costumbre cuando hablo con ellos en la reunión donde comentamos qué va a hacer cada uno; suelo decirles que es seguro que se van a equivocar. Se ríen y algunos incluso me dan las gracias a modo de reclamo.

¿Cuál es el problema en equivocarse? Ninguno, es el método de aprendizaje que seguimos en todo lo que hacemos. Por supuesto que, dada su falta de experiencia, las personas de staff tienen actividades donde alguna falla no compromete el evento. Es más un regalo para ello que un compromiso laboral.

A diferencia de una empresa, la gente que está de staff siempre tiene una gran disposición al aprendizaje y a hacer lo que le corresponde. En las empresas, tus trabajadores no siempre hacen lo que necesitan hacer o no lo hacen de la manera en que se los pides. Es entonces cuando necesitas habla con ellos para corregir aquello que no dio el resultado esperado.

Lo primero que hay que evitar es que el asunto se convierta en una lucha de egos, la cual ganaría quien tenga la mayor autoridad en la empresa; la realidad es que todos pierden. En mi libro Habla y Cautiva: La llave secreta para influir la mente de una persona, hay un capitulo que se titula, precisamente: Cuida el ego de los demás. A la hora de corregir un error, necesitas cuidar el ego de la persona y también requieres apoyarla con una solución o al menos alternativas. Si no le explicas el método correcto de hacer las cosas ni le das alternativas, en realidad no estás corrigiendo un error, únicamente estás señalando un error. Señalar errores baja la autoestima de tus trabajadores y, como no hay un procedimiento sugerido, el error volverá a aparecer.

Señalar aciertos

Lo primero es hacer notar a la persona qué cosas hizo bien dentro de todo lo que tuvo que realizar.

Señalar la falta

A continuación se señala la falta sin dramatizar. El error está cometido y si fue grave, tu trabajador sabe que se equivocó y ya se siente lo suficiente frustrado.

Señalar aciertos

Aquí la intención es levantar su autoestima para que no se quede metido en una mala emoción. Si se siente mal, le dará miedo equivocarse de nuevo; entonces elevará sus niveles de cortisol (hormona del estrés). Eso hará que pierda concentración y las posibilidades de volverse a equivocar aumentarán significativamente.

Apoyar en la solución

Hasta aquí, ya hemos señalada la falla. Todos somos conscientes de que se cometió un error. Tú como líder en ese momento, necesitas asegurarte de que no vuelve a pasar. Así que dale los pasos que necesita seguir para que la falla no se vuelva a dar. No asumas que ve las cosas de la misma manera que tú, no lo hace. Explícaselo como si se lo expresaras a Homero Simpson.

Si después de usar este mecanismo, la persona sigue cometiendo errores o se sigue molestando, te recomiendo: verificar que el perfil del trabajador sea el perfil que requiere el puesto donde está y revisar que los procedimientos que tiene el colaborador son correctos. Si el perfil es el adecuado y los procesos están comprobados, entonces el problema es la actitud del trabajador.

Por último, como jefe, a veces tenemos actitudes que podrían ser mal interpretadas por nuestros trabajadores. Para asegurarte de que tu mensaje está siendo recibido de la manera en que deseas, te recomiendo leer el Principio de Empatía y el Principio de Aceptación en mi libro.

Cómo influir asertivamente a tus seguidores

¿Sigues siendo líder aun cuando nadie te sigue?

Cuando tenía 18 años trabajé para la empresa de uno de mis tíos. Quien era el gerente de la sucursal donde yo me encontraba tenía una frase que repetía continuamente: estamos jodidos. Referente a las cosas que marchaban correctamente, no decía nada.

La cuestión es que había muchas cosas que no salían como él quería. A pesar de todo, casi siempre se lograba el objetivo; la satisfacción del cliente. Las juntas, estaban colmadas de quejas y regaños donde se perdía mucho tiempo dando vueltas alrededor de los culpables para dejar claro que “estábamos jodidos”. Ninguna de las personas que trabajábamos en esa sucursal, seguíamos a nuestro jefe. ¿Sigues siendo líder cuando nadie te sigue?

Existen muchas personas que creen que tiene liderazgo, pero la realidad es que lo único que tienen es un carácter explosivo y una actitud dominante. La gente no los sigue, les tiene miedo y hacen lo que pide para evitar la confrontación. Para que no te conviertas en una persona a la que nadie quiere seguir, ahora te daré tres estrategias que te apoyaran a mejorar tus resultados como líder.

1. Crea jerarquía

Las personas hacen lo que las figuras de autoridad dicen que se debe hacer. Eso lo aprendemos todos desde niños. No cometas el error de confundir “generar miedo” con “crear jerarquía”.

Para que tus seguidores te otorguen jerarquía, necesitas mostrar que cuentas con habilidades para estar al frente. Algunas de estas habilidades son: mantenerte sereno en medio de una crisis, dar respuesta a las problemáticas, decidir rápido y cambiar pocas veces la decisión, contar con un nivel de energía alto, estar enfocado en los resultados, aceptar la realidad y mantener una actitud de éxito hasta el último momento.

Si te das cuenta, no mencione saber hacer todas las cosas. Como líder, tu función no es saber todo, sino administrar los recursos humanos que tienes a tu disposición para que se logre el objetivo.

2. Crea una conexión empática

El líder debe hacer un trabajo directivo, lo que significa que pocas veces meterá las manos a la operación. Eso puede hacer que pierdas la sensibilidad de lo que tu equipo está sacrificando para dar el resultado.

Hace poco tiempo conocí a un empresario que cambiaba constantemente de estrategia. En cada cambio, todos requerían trabajar a marchas forzadas para cumplir las necesidades de los nuevos proyectos. Cuando parecía que el trabajo se relajaría un poco, llegaba él con una nueva idea. Luego, todos se ponían a trabajar con intensidad otra vez. Este empresario se congratulaba por tener un equipo que nunca lo dejaba abajo; pero no era consciente del costo que ellos pagaban. Poco a poco su equipo de ensueño se fue desarticulando hasta que se quedó solo.

Era un equipo valioso que lo hubiera seguido si él hubiera sido más empático con ellos. Cuando se dio cuenta de lo que había pasado, era muy tarde para que sus trabajadores tomaran la decisión de regresar a trabajar de nuevo a su empresa.

3. Asegúrate de enviar el mensaje correcto

La intención con la que dices algo, cambia según el modo en que lo dices. Por si fuera poco, quien te escucha, interpreta lo que dices dando su propio significado al modo en que lo has dicho y además, varía el sentido según el estado emocional en el que se encuentra cuando te escucha. Ok, va de nuevo, pero más despacio.

Un día, el dueño de la empresa se da cuenta que ha sido un buen mes, así que se pone esplendido y decide darle un bono económico a cada miembro de la empresa. El siguiente mes, las cosas siguen mejorando, pero esta vez el empresario ya no les da bono porque sabe que de seguir así, la empresa va a tener problemas para invertir en nuevos proyectos. Luego sus trabajadores comienzan a inconformarse porque ya no hay más dinero.

El empresario quería hacerles sentir que valoraba que hubieran aumentado su productividad. La cuestión es que ellos tienen un sueldo por el cual deben cubrir las necesidades del puesto en el que están. Si no es el ingreso que desean tener, pueden cambiarse de empresas o poner su propio negocio. El problema es que ellos reciben el mensaje de que cada vez que logren el mismo resultado ganaran más dinero, cuando el bono fue por subir sus resultados. Es decir, el bono podría venir cada que suban los resultados no cada que den el mismo resultado.

Para aprender más habilidades de liderazgo y saber cómo influir a las personas da clic aquí para sepas de qué trata mi libro “Habla y Cautiva: La Llave Secreta Para Influir La Mente De Una Persona”.

Individuo

La persona es frágil, el grupo trasciende

La humanidad sobrevive, el individuo no

De manera persona pretendes vivir en un entorno que sea seguro para ti y tus seres queridos. Es tal que si debe morir alguien, la mayoría de las personas preferirá que sea un desconocido y no un miembro de su familia. Lo curioso es que la familia del desconocido piensa lo mismo.

A través de los años la humanidad ha evolucionado a base de prueba y error. El mecanismo mediante el cual has aprendido todo en tu vida es a base de prueba y error. No siempre lo has experimentado en carne propia, pero sí has sido beneficiado o limitado por ello. Su pongamos que uno de los padres experimento un accidente de auto cuando era niño y murió un hermano. Ahora protegerá a sus hijos buscando no ocurra lo mismo. La cosa es que esas precauciones llegan después del suceso.

La antifragilidad

Nassim Nicholas Taleb, desarrolló el concepto de antifrágil. Él dice que si lo frágil es aquello a lo que le pones presión y se rompe, lo contrario debe ser aquello a lo que le pones presión y en lugar de romperse se hace más fuerte. Por ejemplo, tenemos dos emprendedores jóvenes. Ambos comenten lo errores típicos del novatez del emprendimiento y queda en quiebra con deuda. Uno de ellos se da por vencido y decide que lo mejor es ser empleado. Abandona sus sueños de libertad y se consagra a un trabajo. Es decir, se rompió, su fragilidad emocional es evidente. El otro, encuentra mecanismos para recuperarse, hace nuevos acuerdos y alianzas y en dos años ya está arriba de nuevo. Es decir, se hizo más fuerte en lugar de romperse. Se volvió antifrágil.

Taled explica que la humanidad es antifrágil. Todo lo que ha pasado a través de la historia, aún no ha acabado con la humanidad: enfermedades, catástrofes climáticas, guerras, etc. Sin embargo, para que la humanidad se antifrágil se necesita que muchos individuos mueran. La gripa, hace décadas mataba a muchas personas, gracias a eso, “la humanidad” encontró como evitar tantas muertes.

Un día, matan a una persona. Es un hecho aislado, pero tiene un patrón de comportamiento. Y ese patrón de comportamiento se identifica hasta después de cometido el delito. O sea, hay una cantidad de personas que van a morir hasta que pueda detectarse el perfil criminal. En la carretera, por el clima y el paso de los vehículos se va erosionando el asfalto. Nadie lo nota porque se da gradualmente hasta que un día un auto a exceso de velocidad se descontrola al pasar por un bache profundo y terminan dando vueltas. El chofer muere. Entonces la sociedad manifiesta su indignación ante la falta de mantenimiento adecuado de las calles. Se arregla la carretera, se establece un límite de velocidad. Ya no vuelve a haber otro accidente por la misma causa. El grupo ahora está a salvo, pero un individuo no: está muerto.

De lo que te conviene

El reto para ti es comprender que tu seguridad, tu éxito, tu salud, tu todo, depende completamente de ti como individuo. Tú tienes que crear el entorno para tu sobrevivencia. Imagina que llega un grupo de hormigas a tu casa. Les pones veneno para que se vayan. El nido sigue existiendo, el grupo continúa con vida. Pero tuvieron que morir muchas para saber que no deben entrar a tu casa.

Ningún gobierno por bueno y eficiente que sea te puede garantizar seguridad como individuo. Pueden garantizar seguridad a la sociedad, pero a ti como persona no. Parece una paradoja, pero realmente no lo es. Si un gobierno quiere erradicar la delincuencia imaginemos que lo logra con tres acciones: calidad en la educación, más y mejores empleos y penas más severas. La educación ayuda a crear una cultura cívica, los empleos apoyan a que haya menos personas urgidas de dinero y las penas más severas apoyan a que sea menos atractivo tomar el riesgo. ¿Cuántos años crees que pasaran para que dé resultados?  ¿20 años? ¿40 años? ¿Y durante esa transición cuántas personas seguirán siendo víctimas de delitos?

Si camino a media noche por la calle en un barrio que sé es conflictivo y sufro un ataque delictivo, puedo responsabilizar al gobierno por permitir que malhechores vivan ahí. Sin embargo, las heridas físicas o psicológicas se quedan conmigo. ¿No sería más inteligente evitar caminar a esa hora por esa zona? Y no estoy defendiendo ningún gobierno porque es una situación que pasa en otras áreas.

También pasa en las familias

Un padre es muy estricto y quiere lo mejor para sus hijos. Así que es rudo con la intensión de lograrlo. Los maltrata, los golpea y castiga por lo mínimos detalles. Con el tiempo, el caballero va notando que lo que realmente requieren sus hijos es sentirse amados porque ahora sienten temor por hacia él. Tuvo cinco hijos. A los dos más grandes los trato con mucho rigor, ahora a los dos siguientes los trata prácticamente sin rigor. Con el tiempo descubre que eso tampoco es bueno porque se hicieron unos desobligados y no le hacen caso. Entonces, los 4 primeros tuvieron que vivir los errores de su padre para que éste encontrará el mejor mecanismo para educarlos. Ahora el 5to hijo vive el equilibrio emocional del padre.

Lo anterior si el padre se da cuenta, porque podría maltratar a sus cinco hijos. Luego, quizá el más grande se da cuenta que no debe ser igual con sus hijos y el sistema comienza a modificarse. O sea, los cambios en grupos grandes llegan a ser lentos. Tu vida no puede estar determinada por la velocidad de cambio del grupo.

El grupo aprende de los accidentes y errores del individuo. Así que tu tarea es protegerte a ti mismo e impulsarte a ti mismo. Recuerda que si no cuidas de ti, para el grupo sólo serás parte de la estadística.