52 (443) 390 4301 contacto@arielortuno.com
Seleccionar página

Las 3 principales limitaciones de un vendedor y cómo romperlas

Si tú te dedicas a las ventas, es imprescindible que sepas qué cosas podrían frenar tu desarrollo. Vender puede ser una aventura increíble llena de satisfacciones o una tortura parecida a una maldición. De hecho, hay 3 cosas que limitan terroríficamente el crecimiento profesional de un vendedor.

Tu tope mental de ganancias

Vas a vender tanto como tu tope mental de ganancias te lo requiera. Por ejemplo, si tienes necesidades financieras mensuales de 15 mil pesos al mes, lo más probable es que llegando a 20 por mes te relajes demasiado. Podríamos pensar que todos quieren ganar más dinero, sin embargo es una idea superficial. Si no sabes cómo usar el dinero excedente, la más común es que no vayas por él.

La primera creencia que debes hacer a un lado sería “no lo necesito, ya sería demasiado”. Para contrarrestar esto necesitas encontrar un propósito para ser el mejor o para ganar mucho más. Aquí es donde aflora tu mentalidad. ¿Estás dispuesto a encontrar un propósito o te justificarás por no hacerlo? La ecuación es muy sencilla.

Compararse con el promedio

Tu mente tiende a comprar las cosas. Y el punto de referencia más sencillo conseguirlo es tomar el promedio. Sin embargo el promedio está muy, muy, pero muy por dejado de los que son sobresalientes.

Te lo mostraré rápidamente a través del principio del 80/20. Tenemos 100 personas que leyeron 100 libros entre todas. ¿Cuántos libros leyó cada persona en promedio? Uno. ¡Fácil! ¿No? Sin embargo, el principio del 80/20 nos dice que una menor parte de la gente fue quien leyó la mayor parte de los libros. Para no hacerlo menos sencillo usaré los porcentajes de 80 y 20, de modo que el ejemplo sea más práctico.

Entonces, tenemos que 20 personas leyeron 80 libros. Lo que quiere decir que 80 personas leyeron 20 libros. Si asumimos que cada libro leído es terminado en su totalidad, podemos decir que de las 80 personas que leyeron 20 libros, únicamente 20, de hecho, leyeron un libro. Tenemos aquí que 60 de esas 100 personas no leyeron nada. Más de la mitad.

Pero el drama apenas comienza. ¿Qué pasa si hacemos un 80/20 de las 20 personas que leyeron 80 libros? Tendríamos que 4 personas leyeron 64 de esos 80 libros. No importa si no eres bueno con los números, tú sólo sígueme. Ahora, hagamos otra vez 80/20 de esas 4 personas que leyeron 64 libros. Resultado final: 1 persona leyó 52 libros, 3 personas leyeron 4 libros, 36 personas leyeron 1 libro y 60 personas no leyeron nada.

Si leyeras dos libros, estarías duplicando la lectura del promedio; pero estarías a años luz del más sobre saliente. El cual lee 26 veces más que tú. ¿Realmente te quieres medir con el promedio?

Falta de disciplina

Hay dos características en un vendedor; le gusta ganar en base a sus habilidades y le gusta tener libertad. Eso está sensacional. El problema viene cuando su deseo de libertad no se alinea con las demandas de la empresa. Entonces comienza a trabajar por su cuenta.

El principal enemigo de un vendedor son los reportes diarios y la excusa de todos es que no tienen tiempo de hacerlos. Lo cierto es que si los hicieran y los aprovecharán, serían más productivos y tendrían más tiempo.

Además, la disciplina también debe de existir para su preparación dentro del campo de la persuasión y negociación. Así como también el hábito de practicar constantemente sus presentaciones para obtener maestría. La mejor presentación no es únicamente obra de la improvisación; sino también de la memorización de la estructura. Es una paradoja entra seguir el guion e improvisar de acuerdo al cliente y el momento.

En consecuencia, si quieres vender más, necesitas aumentar tu tope mental de ganancias, dejar de medirte con el promedio e ir por los más destacados y ser disciplinado para dar constancia a lo que haces. ¿Estás listo para convertirte en un vendedor exitoso o sólo quieres estar arriba del promedio?

CONTRATAR CONFERENCIA MAGISTRAL

Deja un comentario sobre lo que piensas