Inteligencia Emocional

9 señales que muestran bajo nivel de inteligencia emocional en tu empresa

9 señales que muestran bajo nivel de inteligencia emocional en tu empresa

La inteligencia emocional en tu empresa es determinante para mantener una productividad alta y un crecimiento constante. Si tus colaboradores no tienen la capacidad de gestionar adecuadamente sus emociones, tu organización tendrá problemas por montones.

A pesar que podría parecer fácil darse cuenta que la inteligencia emocional en tu empresa es baja, lo cierto es que no es así. Eres un ser cosmopolita y a todo te adaptas. Así, con el tiempo, te acostumbras a vivir una experiencia laboral densa. Poco a poco se te va haciendo normal. Hasta que llega el punto que realmente piensas que siempre es así.

Ahora mis te voy a decir cuales son algunos indicadores que te permiten saber si la inteligencia emocional en tu empresa es baja. Pon atención y mantente alerta porque tu empresa podría estar teniendo problemas innecesarios:

Alta rotación de personal

Es cierto que las personas se mueven de empresa para mejorar sus condiciones laborales, pero eso no pasa cada mes. Cuando una empresa tiene un buen nivel de inteligencia emocional, los trabajadores disfrutan más sus funciones. Eso eleva su nivel de compromiso y sobre todo la lealtad a la empresa. Un ambiente hostil en una organización es una invitación a la migración.

Los trabajadores viven estresados

Es imposible tener un momento de calma si no sabes en qué acción alguien te va a agredir, ofender, responsabilizar de una falla o simplemente llevar la contra para molestar. Además está comprobado que mantener grandes cantidad de cortisol (hormona del estrés) en el cuerpo, hace que la gente baje su productividad y capacidad para resolver problemas.

Entre colegas se ofenden o alzan la voz

Un ambiente con baja inteligencia emocional, sin duda lleva a comportamientos reactivos no pensados. La tensión se acumula constantemente y al mínimo rose, explota. La gente es poco tolerante. Luego, dejan a un lado las propuestas e ideas buscando sólo ganar la discusión al precio que sea.

Hay rebeldía a la autoridad

No puedes liderar a una persona que constantemente está a la defensiva. Sencillamente la autoridad va desapareciendo. En gran medida, la rebeldía a la autoridad es fomentada por los jefes. Cuando usan medios dictatoriales para ganar respeto, lo que pasa es que lo pierden. Así, entre más rigurosos son, más insubordinación y estrés hay.

Los errores son porque se ponen el pie unos a otros  

Se llegan a formar bandos para hacer quedar mal a sus colegas. Los errores dejan de ser una situación de descuido para convertirse en venganzas oscuras gestadas por debajo del agua. Definitivamente estas acciones destruyen la armonía de la empresa. Nunca es suficiente y siempre va de una persona a otra.

No se llega a acuerdos

La falta de inteligencia emocional hace a los trabajadores inseguros. No quieren aceptar que están equivocados porque creen que perderán estatus o una buena calificación anual o simplemente necesitan mostrar que son superiores porque se sienten pequeños. Quieren tener la razón a toda costa.

Buscan culpables en lugar de soluciones

El miedo a quedar exhibidos por algún error, hace que prefieran culpar a sus compañeros antes de buscar alguna solución. Su prioridad es salvaguardar su imagen antes que arreglar las cosas. Pueden perder horas e incluso días para mostrar quién cometió el error. A veces también para hacer quedar mal a otro trabajador.

No hay responsabilidad ni compromiso

Si por cada tarea realizada eres aporreado verbalmente, llega el momento que no te importa si lo haces como debe ser. Simplemente tu motivación ha desaparecido. No vas a querer asumir nuevas tareas. ¿Qué sentido tendría?

Te pesa ir a trabajar

Podría pasar que tu inteligencia emocional es alta. Sin embargo, si en general la empresa tiene inteligencia emocional baja, cada día te pesará más ir a trabajar. Tu habilidad te apoyará a mantener una relación cordial, pero es mejor que todos remen hacia el mismo objetivo.

¿Qué hacer si notas alguno de los puntos anteriores?

Desafortunadamente uno no es profeta en su propia tierra. Lo que significa que el efecto de que digas a tus colaboradores cómo gestionar sus emociones, no será tal alto cómo que lo haga alguien que es experto. Ahora bien, no sólo se trata de un mensaje, sino de dotar a tus colaborares con herramientas poderosas. Sobre todo, crear consciencia de qué pasa en la empresa y con ellos mismos.

Publicado en Inteligencia Emocional.