El propósito de tu vida

Enrique tenía 45 años cuando encontró su propósito de vida. Inspirara a los padres de los niños para educarse y educar de mejor modo a sus hijos. Había tenido altibajos en su vida. Había probado diferentes negocios, distintas acciones. Nada le hacía sentir plenitud. ¿Cómo supo que ese era su propósito? ¿Por qué eso cambio su vida? ¿Tú puedes cambiar tu vida si encuentras tu propósito?

 

Para mí es complicado pensar en un propósito para toda mi vida. ¿Cómo saber qué me va a inspirar dentro de diez años? Hoy soy autor de 8 libros y soy Mentor de Autores de No Ficción. Hace 10 años no tenía idea de lo que me esperaba. Es más, ni siquiera hace 3 años cuando publiqué mi primer libro. Entonces, ¿qué pasa con el propósito de Enrique?, ¿no es bueno tener un propósito de vida?

 

Por supuesto que sí, cuando resuena contigo, y mientras lo hace. Pensé que mi propósito de vida era dar conferencias y entrenamientos de Liderazgo y Persuasión. ¡Me encanta hacerlo! A los quince años comencé a realizar inducciones hipnóticas. Así comencé a estudiar el comportamiento humano. A esa edad ingresé también a una rondalla. Yo era quien decía los versos. Conjuntas el hecho de estudiar el comportamiento humano con pararse frente a muchas personas para hablar, y tiene sentido mi vida. ¿Puedes unir los puntos?

 

Luego estudie temas relacionados con el lenguaje, la gramática y la pragmática. Mi intención era mejorar mi habilidad para hablar en público. Fue una serendipia. Por casualidad encontré que me gustaba escribir. Buscaba mejorar mis habilidades de expresión y me topé con la escritura. Ahora, mi propósito es ayudar a la gente que quiere escribir un libro para que, a través de su mensaje, puedan inspirar a otras personas. ¿Y cómo sé que ese es mi propósito? ¿Durante cuánto tiempo lo será?

 

No sé cuánto tiempo me dedique a esto. 20 años dicté conferencias y ahora mi profesión dio un giro. Sin embargo, sé que es mi propósito por 2 razones:

  1. Lo disfruto. Me encanta. Cuando tengo tiempo sin escribir, me hace falta. También me gusta dictar conferencias y dar entrenamientos; pero esto me llena más.
  2. El camino se abre. Las cosas se van dando con poca resistencia. Es algo que solo las personas que han experimentado pueden comprender.

 

Para encontrar tu propósito pues hacer lo siguiente:

 

  1. Piensa en las cosas que te gusta hacer, que pasa el tiempo sin que te des cuenta. Me refiero a acciones sanas y legales. Selecciona 3.
  2. De esas 3, observa en cuál el progreso se da de manera orgánica.
  3. Con la que resulte, busca cómo dar valor a las personas para que tú crees riqueza.
Publicado en Inteligencia Emocional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *