Podcast 49 | Cómo completar tus tareas más rápido

Hoy, vas aprender cómo completar tus tareas más rápido.

Bienvenido al podcast: “Liderazgo y Persuasión” con Ariel Ortuño, donde hablamos de estrategias para incrementar tu liderazgo y técnicas efectivas de persuasión, para influir en las personas. ¡Comenzamos!

Hola ¿Qué tal, amantes de la persuasión? Te habla y te saluda Ariel Ortuño, y nuevamente es un gusto tenerte en este podcast.

Se podría decir que, durante muchos años, yo no tuve identidad.

Cuando me casé, descubrí que mi acta de nacimiento, tenía un problema en mi nombre, por poco y no me caso. Sin embargo, pude negociar con el juez y me permitió, aún con el problema, realizar tan memorable hazaña: mi boda.

Dado que tenía ese problema, por alguna situación, que no logro entender del todo, yo creía que arreglar mi nombre, era un proceso muy complicado, pues tenía que promover un juicio de rectificación de acta y el juicio tardaba varios meses y la ciudad donde yo nací y fui registrado, estaba a una distancia considerable de donde yo vivía, cuando me casé.

Mi mente, magnificó las cosas y me hacía creer que todo sería muy problemático y que me costaría un dineral. Y como así lo vio mi mente, decidí posponerlo y posponerlo, además, la credencial de elector que tenía en ese momento, misma que era mi identificación oficial, estaba vigente y no tenía mayor problema, es decir, mi nombre estaba escrito de forma correcta en ella.

Tiempo después, descubrí, en un curso que estaba tomando sobre productividad, que no era una acción aislada esa circunstancia, sino que estaba desarrollando un patrón, en el que posponía muchas cosas, porque se me hacían complejas, porque me daban miedo, porque me ponía nervioso o porque las veía como algo que me sacaría de mi zona de confort.

Así que, el reto era hacer primero lo que no quería hacer, por la razón que fuera, pero que no quería hacer y que sabía, que debía hacerlo. Bueno, dentro de esas tareas apareció precisamente, el arreglar mi nombre.

Quiero decirte, que me costó alrededor de mil dólares el proceso y fue muy sencillo. No fue extremadamente barato, pero tampoco fue tan costoso como pensé que sería y en menos de seis meses ya había arreglado toda la situación que, en su momento, me parecía que podría ser muy complicada, y no porque lo fuera, sino porque así lo estaba viendo yo.

Otra de las circunstancias que pude arreglar con ese esquema, es una conversación que tenía con uno de mis clientes, para ajustar mis honorarios.

Yo tenía la percepción de que le estaba cobrando muy poco, pero no quería perderlo como cliente, así que estuve postergando la conversación sobre mis honorarios tanto como pude, hasta que tomé el entrenamiento del que te hablaba antes y entonces decidí, que tenía que dialogar.

Cuando le expresé a mi cliente las condiciones nuevas y las razones por la que iba a incrementar mis honorarios, él solamente me dijo: “Está bien” y ya. Es decir, pude haber hecho eso desde antes, pero mi mente me jugó algunas bromas.

Hay diferentes situaciones que nos hacen pensar que pueden ser complicadas, sin embargo, no siempre lo son, pero quitan mucha energía a nivel emocional y no dejan procesar bien las cosas. Por eso te voy a dar cuatro recomendaciones, para que hagas las cosas más rápido y de mejor manera.

Todo este preámbulo, es porque el punto número uno, se trata precisamente de hacer primero, aquello que te estresa más hacer o que no quieres hacer, aquello que te da miedo, que simplemente no te agrada, te desagrada hacerlo o lo que sea que experimentes y por eso no lo quieres hacer y lo pospones y pospones y eso implica mucho desgaste psicoemocional.

Entonces, la recomendación es que lo hagas primero, que en tu lista de actividades, al despertar o cuando empiece el horario laboral, vayas y realices esa tarea, lo primerito en tu agenda del día.

Una vez que lo realizaste y que lo hiciste el día que tenías que hacerlo, a partir de ahí, todo lo demás va a ser más relajado, vas a poder realizarlo con más calma, con más tranquilidad y te vas a quitar esa carga emocional de encima.

Cualquier conversación que tengas pendiente, cualquier proyecto que necesites concretar, cualquier actividad que haya que hacer, pero que no te guste, que sea lo primero que hagas.

Ahora ¿Por qué en la mañana? Bueno porque estás fresco, tienes más energía y aún no has sido invadido por la vorágine de actividades y fuegos que tienes que apagar, durante el día.

Punto dos: Haz una rutina mañanera. Por lo general, las actividades profesionales más fuertes, empiezan a partir de las 11 de la mañana, dependiendo del mercado, y por lo general, es a esa hora.

Yo tengo una rutina que normalmente desarrollo hasta las 11 de la mañana. A partir de ahí ya estoy libre para poder atender a clientes, para poder atender colaboradores, para poder resolver problemas que están surgiendo en el día a día.

La ventaja de tener una rutina, es que ahí puedes incluir las acciones que quieres tener cada día y que se repitan de manera consistente sin que te interrumpan. Evidentemente la idea es respetar esta rutina.

Haciendo esto que te comparto, yo logré escribir siete libros en menos de tres años, de tal forma que, me discipliné para poder escribir en determinado tiempo y horario todos los días, así conseguí mi objetivo. No importaba qué estuviera pasando a mi alrededor, siempre lo hacía de esa manera. Por eso yo te recomiendo que hagas la rutina y que sea por las mañanas.

Punto tres: Delega. Hay acciones que simplemente no te gusta hacer, que no eres bueno para hacerlas o que eres muy lento, entonces delégalas.

Si no tienes mucho presupuesto, busca de qué manera podrías hacerlo de todos modos, porque quiero decirte algo, cuando tú inviertes en delegar, es tiempo que aprovechas en hacer cosas que te ayudan a construir tu propio negocio o desempeñar mejor tus funciones. Inviertes una cantidad en otra persona, pero tú estás liberando tu tiempo para hacer lo que más te gusta y en lo que eres mejor, sobre todo si eres emprendedor o empresario, necesitas tiempo libre.

Ahora, si no tienes la posibilidad de contratar a un colaborador de tiempo completo, lo puedes hacer de medio tiempo o incluso puedes subcontratar a un freelancer, para que te haga tareas específicas, solamente cuando lo necesites.

Es importante que empieces a hacer, para que tu mente se acostumbre a la acción y lo veas como algo más normal y más natural, y cada vez estés dispuesto a pagar más, para que otra persona haga lo que tú no quieres hacer o lo que tú no sabes hacer. Es cuestión de cambiar, poco a poco, tu mentalidad.

Y punto número cuatro: Mide tus resultados y mide las acciones de la gente que está trabajando contigo. En primera instancia, porque tener métricas, te ayuda a saber si estás creciendo o no y también te ayuda, a que la supervisión sea más fácil.

Si tú estableces un sistema de medición, con cada uno de tus colaboradores, ya sean internos o externos, va a ser muy sencillo que puedas medir si está siendo redituable o no. Si no tienes una manera de medir su trabajo, nunca vas a saber qué tan productivos llegarán a ser.

Por eso, mis queridos amantes de la persuasión, empieza con estos cuatro puntos, que te repito rápidamente:

Uno, haz primero lo que menos quieres hacer, pero que tienes que hacer.

Dos, genera una rutina y síguela al pie de la letra hasta que lo sea, y de preferencia, una rutina mañanera.

Tres, delega. Haz lo que más te gusta, en lo que eres mejor, en lo que eres más importante.

Cuatro, mide, para que puedas saber cómo está tu crecimiento y tu productividad.

Querido amante de la persuasión, si te ha gustado este episodio, por favor compártelo en tus redes sociales y date una vuelta por mi página: www.arielortuno.com.

También date una vuelta por Amazon, para que obtengas mi libro: “22 trucos psicológicos para aumentar tu liderazgo” mismo que ya lleva varios días, como más vendido en su categoría.

Por eso, muchísimas gracias queridos amantes de la persuasión y lectores que siguen mi trayectoria, mis libros y mis redes sociales.

Nos vemos pronto, nos escuchamos pronto y recuerda, estás a una frase de inspirar al mundo.

Publicado en Liderazgo y Persuasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *