Conferencias motivacionales

Conferencias motivacionales, la chispa que necesita tu equipo

¿Conoces los beneficios de las conferencias motivacionales?

Las conferencias motivacionales pueden ayudar a tu organización más de lo que imaginas si sabes cómo aprovecharlas. El tipo de conferencista motivacional, el momento del mercado, la situación de la empresa, el estado de ánimo de tu equipo, son algunos factores importantes que puedes impactar.

Existen muchas personas que piensan que las conferencias motivacionales no sirven o que no dan resultados. En gran medida se debe a que tienen una idea equivocada de la motivación. El argumento más mencionado es que no dura y que hay que hacerlo constantemente. Su conclusión es correcta, pero no por eso no funcionan.

Durante el trascurso de un mes, tus colaboradores pasan por diferentes estados emocionales. Estos están derivados de sus actividades en tu empresa, pero también de las condiciones de su vida personal. Aun cuando hayas creado un ambiente de armonía en tu organización, tus trabajadores podrían llegar malhumorados de casa.

Vamos por un ejemplo

Un vendedor. Los primeros diez días del mes no necesita palabras de aliento. Se siente muy relajado. Luego, los diez días de la mitad del mes, aun no necesita palabras de motivación, pero comienza a inquietarse. Finalmente, los últimos diez días del mes anda que no se le puede ni hablar por la presión de lograr la cuota. ¿En qué momento es mejor motivarlo? Te sorprenderá saberlo mientras sigue leyendo.

En las tres etapas. Al inicio porque requieres que arranque con fuerza y no espere a fin de mes para trabajar. A mitad de mes para que no pierda la inercia y a fin de mes para que cierre dando lo mejor de sí. ¿Te hace sentido?

Descarga gratis mi reporte especial “7 estrategias contundentes para crear equipos de vendedores cerradores”

La conclusión no debe ser que llevarás a tu empresa conferencias motivacionales tres veces por mes. A lo que me refiero es que necesitas motivar a tu equipo constantemente. Así funciona la vida. Sería hermoso que cada persona tuviera la capacidad de mantenerse motivada, pero no es así. De hecho casi nadie tiene tal determinación.

¿Y para qué quiero conferencias motivacionales si lo puedo hacer yo?

Para empezar, motivar a una persona no tiene que ver sólo con hacer que griten. A continuación, hablar en público no es únicamente parlotear frente a la gente. Ser conferencista motivacional es todo un trabajo de alta ingeniería.

Tú puedes motivarlos mes con mes, pero va a haber cosas que simplemente no te van a creer o que no les hará sentido. Podrías tener un interés genuino es su crecimiento y tu equipo estaría pensando que los quieres motivar porque deseas subir de puesto o vender más en tu negocio. La cosa es que tiene razón, pero no quiere decir que no lo hagas de corazón.

En las conferencias motivacionales lo que hacemos es decir lo mismo que les has comentado tú. Sólo que hay dos diferencias sustanciales. La primera es que el mensaje se los dice alguien externo a la empresa. De ese modo no lo condicionan con beneficios personales de su jefe. La segunda es el modo de dar el mensaje. Son pocas las personas que tiene la habilidad de dar un discurso inspirador de manera natural. Hay que estudiar y conocer el comportamiento humano y la neurolingüística.

¿Cuál es el mejor momento para las conferencias motivacionales?

Como ya te mencione, la motivación es importante para que arranquen o cierren un periodo con más fuerza. Al ser breves impulsos, es prudente que seas muy meticuloso del mejor momento.

La opción es que tomes en cuanta alguna de las cuatro etapas más importantes: a) lanzamiento de algún producto o inicio de un periodo. b) Cerrar con fuerza un periodo de medición (semestre o año). c) Mantener el empuje de tu equipo a la mitad del camino. d) Contrarrestar los efectos negativos de un cambio en la empresa o en el mercado.

Publicado en Técnicas de Liderazgo.